Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
Error
  • XML Parsing Error at 1:86. Error 9: Invalid character
E-mail

1firma_p_ayala El novecentista más clásico

 

p_ayala_alfonsoRamón Pérez de Ayala. Foto Alfonso, ca. 1930.Biografía de Pérez de Ayala

Ramón Pérez de Ayala y Fernández del Portal nace en Oviedo el 9 de agosto de 1880. Su familia está encabezada por su padre, un comerciante textil medianamente acomodado, oriundo de Valdenebro de los Valles en la zona vallisoletana de la comarca de Tierra de Campos.

Muy niño aún, perdió a su madre y pasó la primera parte de su vida al cuidado de un ama.

Con tan sólo ocho años, ingresó interno en el colegio jesuita de San Zoilo, en Carrión de los Condes, provincia de Palencia. Tras su cierre, pasará al de la Inmaculada de Gijón, de la misma orden. Sin embargo, los dos últimos años del largo bachillerato de la época los cursó en el instituto de Logroño, creado por Sagasta poco antes, y de allí marchó al de Oviedo.

En Pérez de Ayala tenemos un creador temprano. Por entonces, comienza ya a publicar sus primeros escritos en la prensa local: El Correo de Asturias. Versaban éstos sobre las peleas de gallos a las que acudía con su padre los domingos, después de la misa de las once. Las riñas se celebraban en el teatro Fontán, transmutado en sus novelas en teatro de la Fontana. Escribía las crónicas según el modelo de las sátiras del escritor griego Menipo o "menipeas", intercalando en la prosa versos alusivos a los gallos y al curso de la pelea, y las firmaba con el pseudónimo de Torquemada en honor a un tío suyo, Eduardo Torquemada por quien sentía un afecto intenso.
De gran sensibilidad para las bellas artes, practicó el dibujo y aun la escultura, y cuentan que labró una pieza con su gran amigo y escultor Sebastián Miranda.

Junto a la obra ensayística y periodística, y las excelentes novelas, menos leídas de lo que merecen, Pérez de Ayala fue, desde niño, escritor de poesía. Su poemario, hondamente intelectual y culto, está concebido en torno a un centro de irradiación: la metáfora del sendero. Su primera entrega data de 1904, La paz del sendero, y la que cierra el ciclo, El sendero ardiente, sólo verá la luz de forma póstuma.

amdg3Todos sus biógrafos destacan la huella indeleble que dejaron en Ramón, el segundo de tres hermanos, los años de estancia en los centros escolares de los jesuitas. Tal influencia es decisiva para su obra literaria no sólo porque le inspiró su novela más polémica: A.M.D.G. La vida en los colegios de jesuitas, prohibida por la censura durante todo el franquismo y llevada al escenario en tiempos de Azaña con escándalo incluido, sino, principalmente, por la solidez de su conocimiento de la cultura clásica grecolatina, a cuyos autores, subraya Andrés Amorós, frecuentó en su lengua original hasta los últimos días de su vida. Pese a los sinsabores sufridos -o quién sabe si debido a ellos- el alumno obtuvo unas calificaciones excelentes durante sus años de formación jesuítica.

A continuación, estudió Derecho en la facultad de Oviedo donde tuvo profesores de convicciones liberales y krausistas de la talla de Rafael Altamira, Adolfo Posada y, muy especialmente, Leopoldo Alas, Clarín, extraordinario novelista de enorme ascendente moral y literario sobre nuestro biografiado, quien en su vida y en sus escritos fue un singular exponente del liberalismo laicista.

perez_ayala_ca_1908_alfonsoFoto Alfonso, ca. 1908.El suicidio de su padre, debido a la quiebra del banco donde tenía sus depósitos, fue para Ramón un trance amargo, proyectado luego en términos literarios en más de una ocasión. Cirilo, que así se llamaba al igual que su primogénito y hermano mayor del escritor, era muy aficionado a los toros y más aún a las peleas de gallos. El suceso se produjo en la primavera de 1908, mientras Ramón disfrutaba de la vida londinense tras haber sido recibido y acogido a su llegada por Ramiro de Maeztu.

En la capital inglesa gustaba de recorrer los itinerarios de Dickens o acudir al British Museum y enfrascarse largo tiempo en la biblioteca o recorrer las salas donde se custodian las antigüedades egipcias y, sobre todo, griegas. En Londres coincidió, asimismo, con Fernando de los Ríos y el músico y compositor Enrique Fernández- Arbós. El acontecimiento luctuoso incidió sin duda en el pesimismo consustancial del escritor y tal vez le hizo dedicarse a la literatura de manera profesional.

mabel rick 1913Mabel Rick, 1913. Julio Romero de Torres.con esposa hijos madrid 1930Con su esposa Mabel Rick e hijos (Juan sentado frente a sus padres y Eduardo a la dcha. de Ramón) y al fondo su sobrino, José Mantiila, en Madrid, 1930. En 1911, viajó por Alemania e Italia, y, en Florencia, conoció a una norteamericana estudiante de bel canto, Mabel Rick, con la que se casó en 1913. Durante el viaje de novios, visitaron a Julio Romero de Torres quien pintó un retrato de Mabel fechado en ese mismo año.

Si su inicio como escritor es temprano, más lo es su fin como novelista, actividad que suele de ordinario reservar sus mejores frutos para la edad madura. Tal es, por paradójico que resulte, lo que opina el mismo Ayala en su ensayo Principios y finales de la novela.

Por razones difíciles de precisar, si bien no del todo oscuras dado su temperamento algo indolente y melancólico, Ramón Pérez de Ayala escribe su novela postrera, Tigre Juan y El curandero de su honra, en 1926, en plenitud de facultades y gozando por entonces del reconocimiento de la crítica más solvente.

Al año siguiente ganaría el Premio Nacional de Literatura y su nombre sonó entre los de otros candidatos al Nobel.

Amigo de varios escritores noventayochistas, como Antonio MachadoAzorín, Unamuno o Valle-Inclán, recreados con otros intelectuales como José Ortega y Gasset y Ramiro de Maeztu en su novela madrileña Troteras y danzaderas, la actividad política de Pérez de Ayala se despliega, no obstante, con el mencionado Ortega y Gasset y con el doctor Gregorio Marañón, compañeros de generación y cofundadores en la aventura de vida efímera que resultó la Agrupación al Servicio de la República, nacida en 1931, con el propósito de constituirse en un grupo minoritario que incidiera en las masas y configurara opinión. En la foto de debajo se le ve en la presentación de la Agrupación en el Teatro Juan Bravo de Segovia, junto a Machado, Marañón y Ortega.

mach maran orteg ayalaMachado, Marañón, Ortega y Pérez de Ayala en el acto de presentación de la Agrupación al Servicio de la República, en el Teatro Juan Bravo de Segovia, el 14 de febrero de 1931.

  

perez Ayala mayorPosteriormente, el profundo anglófilo que es nuestro escritor desempeñará durante la República el puesto de Embajador de España en Inglaterra desde 1932 hasta 1936.
La guerra civil le lleva al exilio a Hispanoamérica hasta que regresa, definitivamente, con su esposa en 1954.

Pérez de Ayala muere en Madrid en 1962, después de vivir discretamente retirado de cualquier actividad pública y escribiendo para ABC unas colaboraciones de índole literaria o artística y reflexión filosófica sin vínculo inmediato con el mundo exterior.

 

 

 

Ramón Pérez de Ayala

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga