Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Curiosidades sobre firma-gaudi

Antoni Gaudí, al igual que Valle-Inclán, trató de generar confusión maliciosamente acerca de su lugar de nacimiento. Se suele aceptar que nació en Reus (Tarragona), lugar en el que fue bautizado, aunque él llegaría a afirmar que fue en el cercano pueblo de Ruidoms, donde su padre tenía una casa y un taller.

La figura del padre será fundamental en la biografía de Gaudí, incluso al tratar sus hábitos alimentarios.
La imagen de ambos, viajando en carro, quedó grabada entre los habitantes de Riudoms. El huerto los proveía de higos y uvas, almendras, avellanas y huevos de sus propias gallinas destinados en primer lugar para el pequeño inapetente, con la intención de que se alimentara bien y lograra reponerse de las fiebres reumáticas que lo aquejaban impidiéndole acudir al colegio por largas temporadas.
Fue durante esas prolongadas convalecencias, en el paisaje rural de Riudoms, cuidado por unos padres que ya habían perdido a dos hijos, cuando muchas formas de la naturaleza debieron quedar impresas en la mente del niño para ser utilizadas más tarde en su arquitectura.

abstinenciDibujo de Opisso, 1894.

El padre fue un adelantado de lo que hoy conocemos como prácticas naturistas alimenticias y curativas, seguidor de las teorías del abate Kneipp en los beneficios derivados de la hidroterapia y los paseos descalzos por la hierba. La madre, siempre pendiente de la alimentación de aquel hijo que se había criado enfermizo, seguía recibiendo casi a diario cartas en las que él le informaba de su estado de salud y sus ocupaciones, cuando el arquitecto ya contaba más de veinte años.
Como consecuencia de sus profundas convicciones, realizó prolongados ayunos llegando, en el año 1894, a poner en peligro su vida.

Fue un católico extraordinariamente comprometido y devoto. Su ascetismo se concretó también en una vida de castidad y en que permaneciara soltero.

a-lo-26En 1828, con 26 años.Su fisonomía era nórdica: pelo rubio y ojos azules.
De joven fue muy atildado, vestía como un dandy, tenía gustos refinados y acostumbraba a acudir a las obras en su propio carruaje -un símbolo de estatus inusual para un hombre de su edad-.
En su vejez sufriría una transformación total: comía con frugalidad, vestía trajes viejos y gastados, se desplazaba a pié por la ciudad.
Este aspecto descuidado llegó a propiciar que se le llegara a confundir con un mendigo.

A diferencia de otros arquitectos, cuyas relaciones familiares contribuían a la consecución de encargos, Gaudí careció de estos contactos.

En 1883, la Asociación de devotos de San José había encargado un proyecto para la construcción de un templo dedicado a la Sagrada Familia al arquitecto de la diócesis de proy-neog-fco-del-villar--sgda-familiaProyecto neogótico de Francisco del Villar para La Sagrada Familia, Barcelona, ca. 1883.Barcelona, el catedrático Francisco Villar y Lozano (1828 - 1901). El arquitecto diseñó un proyecto de estilo neogótico, según el gusto predominante en aquel momento, pero debido a un conflicto con el arquitecto Joan Martorell, el cual asesoraba a la asociación promotora,  decidió abandonar el proyecto.
La Asociación le ofreció el encargo al propio Martorell quien lo declinó y recomendó ofercerlo al joven Gaudí.
Se ha escrito que Josep María Bocabella, presidente de la asociación, declaró haber soñado que un joven rubio de ojos azules resolvería el problema creado y al día siguiente le presentaron a Gaudí que reunía las mencionadas características.
Lo cierto es que con sólo treinta y un años, y sin haber realizado todavía ninguna obra importante, Antoni recibió un encargo de gran magnitud.
En lugar de aprovechar el trabajo ya realizado, se limitó a mantener la capilla subterránea que ya estaba en construcción y el resto del proyecto lo imaginó por entero de nuevo, con un planteamiento radicalmente original.

maqueta-sgda-familaMaqueta Sagrada Familia, Gaudí. templo-expiatorio-sgda

 

Gaudí en muy pocas ocasiones proyectaba sus obras con planos; prefería proyectar sus ideas ejecutando maquetas en tres dimensiones, elaboradas con los materiales más heterogéneos. Un ejemplo son las "funicules" por él ideadas.

maquetaestereostticadelma9Maqueta estereostática de la iglesia de la Colonia Güell, Barcelona.elsaquitodelamaquetafunmp8El saquito de la maqueta funicular, perdigones y tela del taller de Gaudí en la Colonia Güell, Barcelona.

 

maquetas-originales-sgda-familiaMaquetas originales para La Sagrada Familia, Barcelona.

El sistema consiste en colgar unos cordeles de los que penden pequeños pesos que dan lugar a líneas alabeadas que invertía para la construcción de la obra. Gaudí calculaba así la forma que debía tener cada arco para sostener el mismo peso a escala real. La planta era resultante del alzado, se conseguían muros perimetrales dibujando zigzag y los apoyos interiores eran dispersos. Para ello utilizaba espejos y fotografías invertidas, combinando la teoría y la práctica. Después iría cambiando a medida que avanzaba el proyecto.
Otras maquetas eran denominadas estereofuniculares, estereoestáticas...

Siendo arquitecto, Gaudí nunca llegaría a vivir en una casa construida por él mismo.
Residió de joven en pensiones y después en varias casas de alquiler.
En 1906, cuando se hizo evidente que la urbanización prevista por Güell no tenía visos de prosperar se instaló en el propio Parque Güell, en la actual Casa-Museo Gaudí, diseñada por su ayudante, Francesc Berenguer, y que se enseñaba como muestra. Alí reside durante diecinueve años, hasta que decide trasladarse a vivir al propio taller de la Sagrada Familia, donde vivirá durante sus últimos meses.

En 1992 un grupo de particulares fundó la Asociación pro-beatificación de Gaudí, que solicitó oficialmente la introducción de la Causa al arzobispado de Barcelona en 1994.
En 1998 el arzobispado de Barcelona nombró un tribunal para escuchar los testimonios de quienes le conocieron y en el año 2000 el Vaticano decidió no oponerse a la continuidad del proceso.
Hasta ahora se especula que haya podido interceder en dos milagros.
El primero es la curación de las úlceras de un vecino de Canet de Mar, que supuestamente desaparecieron gracias a la intercesión de Gaudí; este caso no ha superado hasta ahora el examen de la Congregación de las Causas Santas.
El otro posible milagro es el de una mujer de Reus que afirma haber recuperado la vista gracias a la intercesión de Gaudí; un asunto que está ahora sujeto a examen.
Por esto carecen de base las alegaciones de que fue masón y de que ingiriera alucinógenos para imaginar las formas de sus proyectos.