Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
Error
  • XML Parsing Error at 1:85. Error 9: Invalid character
E-mail

 

Curiosidades sobre firma_dors


"Mi vicio era y es la multiplicidad. Disfrazarme. Dar a conocer con mi misma pluma individuos distintos".
(La Esfera, 10 de junio de 1916)

Eugenio d´Ors o Eugeni utilizó muchos seudónimos, a lo largo de su vida:

Xenius
Octavio de Romeu / Octavi de Romeu (O. de Romeu, O. de R., R)
El Guaita (director de la revista Quaderns d'Estudi )
Miler / M. o  Xan (dibujante)
Monitor / M. N. T. R.
Un ingenio de esta corte
Joan de Deu Politeu
Pedro Llerena (traductor)
Pinpin Nicolson (como cronista de la vida parisina)

 

jove_dorsD´Ors se alojó en la Residencia de Estudiantes cuando vino a Madrid en 1914 para opositar a una cátedra universitaria de psicología. Por aquel entonces la Residencia era el principal foco intelectual de España. El hecho de que siendo el candidato de más prestigio intelectual y mejor preparado al final no la sacara, por las habituales maniobras entre catedráticos, hizo que Jiménez Fraud, el director de la Residencia, le invitara, a modo de gesto de desagravio y reconocimiento, a dictar una conferencia. Emocionado, D´Ors eligió el tema "De la amistad y del diálogo" que resumía algunas ideas ya expuestas en glosas publicadas que resultaban especialmente oportunas.

conferencia_residenc_1919Conferencia Residencia de Estudiantes, 1919.Al volver a Madrid un año después de nuevo fue invitado a disertar, en esta ocasión con otro tema muy querido: "Aprendizaje y heroísmo". Los ideales a que debía aspirar la juventud se resumían, para el escritor catalán, en el heroísmo de la obra bien hecha.

Habrá que esperar hasta 1929 para encontrar a d´Ors en la Colina de los chopos, en esta ocasión con motivo de dictar una conferencia sobre Paladio para los estudiantes de Arquitectura. Los asistentes pudieron oír el elogio del clasicismo como superior a cualquier otro estilo artístico y la valoración de Paladio como el más clásico de todos los arquitectos del clásico Renacimiento italiano.

 

 



D´Ors Dibujante

autorretrato_dors2Autorretrato.
Gran amante del arte -miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, además de pertenecer a La Real Academia de la Lengua- Eugenio d´Ors realizó muchos dibujos, algunos de los cuales se conservan actualmente en la colección del Arxiu Nacional de Catalunya (Archivo Nacional de Cataluña), en Sant Cugat del Vallés (Barcelona) y parece ser que sólo un unico óleo ha llegado a nosotros.

 

 

hombre_tristeRetrato de hombre triste. Col. familiar.desconfiadoHombre desconfiado. Col familiar.iglesiaPaisaje de Iglesia en la montaña. Mallorca. Óleo. Col. particular.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Crítico de arte

D´ Ors publicó diferentes ensayos de crítica del arte.

 

3leccionesarte_vivo

 


Cuenta el escritor y periodista Manuel Vicent:
... Eugenio d´Ors había convencido a Aurelio Biosca, dueño de una tienda de decoración de la calle de Génova (Madrid), para que abriera una galería de pintura en el sótano, y así, en medio del páramo, comenzó a moverse débilmente la afición al arte. En aquel sótano de Biosca montó Eugenio d´Ors sus salones, con charlas exposiciones y coloquios. Las minorias cultas y adinerdas colgaron el primer cuadro de Benjamín Palencia de su vida donde antes tenían tres ciervos abrevando...
(Aguirre, el magnífico. Retablo Ibérico. Alfaguara, 2011, Madrid.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Traductor

D´Ors tradujo Pensamientos (apologética del cristianismo) del matemático y, al final de su vida, teólogo francés Blaise Pascal  y el libro Jerusalen, de la escritora sueca Selma Lagerlöf (primera mujer que obtuvo el Nobel de Literatura, en 1909), entre otros.

Ideario político
El hecho de prestar atención a sus ideas políticas se debe a que éstas han tenido mucho peso en la recepción de su obra. Todo lo que se pueda aclarar este aspecto de su pensamiento, redundará, a mi juicio, en una recuperación de su obra, de notables valores estéticos, filosóficos, en suma, culturales.

Lo primero es decir que las circunstancias biográficas resultaron decisivas a la hora de influir en sus convicciones políticas, aunque éstas estuvieron siempre conectadas a sus visiones filosóficas de la cultura y la historia. En ese sentido, d´Ors pensaba que su nacionalismo catalán no era incompatible con una idea "imperialista" y cosmopolita de la cultura, como después creyó que la teoría política del hombre fuerte, el dictador que conduce a su pueblo a la superación de la crisis no era imposible de afirmar junto a las convicciones revolucionarias socialistas y anarquistas. La confusión, o mejor la mezcla, estaba en la época, al menos hasta principios de los treinta.

Mussolini había tenido un impecable pasado socialista y las centrales sindicales obreras apoyaron en España a Primo de Rivera. El futurismo de Marinetti o el dadaísmo eran fenómenos artísticos, políticamente ambiguos.
Hay que contextualizar el pensamiento político de d´Ors en un tiempo en que los autores más influyentes como Sorel o Nietzsche eran leídos y "aprovechados" tanto por los radicales que luego asumieron posiciones cercanas al fascismo como por los partidarios de la Revolución Bolchevique.

D´Ors, como su admirado Charles Maurras, el fundador de Action Française, terminó defendiendo una concepción aristocrática de la política, contra el imparable ascenso de las masas, a las que consideraban equivocadas por razones estrictamente de alta cultura: eran materialistas incapaces de comprender que la historia es el reino superior del espíritu. Si d´Ors se sentía "imperialista" era porque quería recuperar la condición de ciudadano del Imperio Romano, pensando antes en Virgilio que en Mussolini pero prefería mil veces al Duce que a Trotski.

g_tellEl punto de no retorno en el abandono de sus convicciones nacionalistas catalanistas y un punto revolucionarias, ambas alimentadas en un romanticismo heredado de la Generación del 98,lo podemos situar en una obra de teatro, más bien un diálogo filosófico, sobre Guillermo Tell al que definió como "tragedia política".
Se trata de poner en valor las ideas opuestas a las que el joven d´Ors defendió en El nou Prometeu encadenat. Había llegado la hora de cambiar el Himno de la alegría revolucionaria de Schiller/Beethoven por la "Marsellesa de la autoridad".
D´Ors se defendió de las críticas que recibió la obra, cuando se publicó en 1926, argumentando que afirmaba y ennoblecía la libertad personal, por encima de todo y en tal sentido ni él ni su obra eran "conservadores", pero la libertad era inseparable del esfuerzo, un proceso complejo que pasaba por fases oscuras y enfrentamientos inevitables.
"No hay libertad -concluía- si no es en la rebeldía contra la opresión y, desapareciendo uno de los elementos, desaparece fatalmente el otro".

En lo que sí tenía razón d´Ors es en que no había escrito la obra para justificar la intervención de Primo de Rivera o para agradarle. Estas ideas trabajaban en el pensamiento orsiano desde su primera obra filosófica de envergadura, El hombre que trabaja y juega.

 

 

 

 

Eugenio d' Ors

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga