Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Curiosidades sobre  firma_paco

 

ojos_durrioDetalle retrato de Durrio por Juan de Echevarría, 1924. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.No existe apenas un comentarista de Durrio que le conociera personalmente y que no resaltara dos particularidades de su aspecto físico. Era de muy corta estatura y tenía unos intensos y magnéticos ojos azules. También resaltan otra condición, en este caso de carácter: era extremadamente educado, afable y cariñoso, lo cual, por otra parte, se pone de manifiesto en la pulcra cortesía de los textos de sus cartas.


durrio_gauguinEl guitarrista, ca. 1894. Paul Gauguin. Col. privada en depósito en NGL.Era aficionado a la música y tocaba asiduamente la guitarra. Paul Gauguin lo retrató tañéndola y con una corona de flores en su cabeza.

Tenía un humor alegre y divertido, siendo un buen compañero festivo.
Un día se presentó, disfrazado de niña y con los ojos pintados, en la despedida que ofrecieron a Gauguin, antes de su último viaje a Haiti, sus amigos -los pintores Maxime Maufra, y Paul Serusier, el escultor Georges Lacombe, los músicos William Mollard y Frederick Dèlius, el decorador Alphonse Mucha-.

Durrio tuvo su estudio, durante los primeros años del siglo XX, en el Bateau-Lavoir. 


1bateau_lavoir_intInterior Bateau Lavoir.El edificio era una extraña construcción, de piedra, cristal y madera, donde resultaba muy barato instalarse; muchos otros artistas también poseían allí sus estudios -los catalanes Ricard Canals, Joaquím Sunyer y Juan Gris, los holandeses Kees van Dongen y Guus Preitinger, los franceses Max Jacob, Auguste Herbin, Henri Laurens y Maxime Maufra, y el italiano Amadeo Modigliani, entre otros -.
Además, para los artistas más pobres, los estudios servían de dormitorio.
Según Pierre Cabanne (El siglo de Picasso), el estudio de Durrio resultaba
"particularmente siniestro, un cubil infame, horno en verano y nevera en invierno, como lo eran todos los cuchitriles de aquel edificio destartalado (...) sin agua corriente".
Habiendo sido un personaje fundamental en los primeros momentos parisinos de Picasso, Durrio se distanció de él a raíz del cubismo; no lo comprendía, lo que no deja de ser sorprendente: Durrio, un apasionado de las nuevas tendencias del arte, de la innovación y los recursos expresivos inéditos, no supo reconocer la revolucionaria gestación de un estilo y una forma de contemplar la realidad que apareció justo a su lado.
Unos amigos catalanes, entre los que estaba el escultor Manolo Hugué, aun más pobres y hambrientos que él, aprovechando una ausencia de Durrio, no tuvieron mejor ocurrencia que vender gran parte de la colección de piezas de Gauguin que poseía. El disgusto al enterarse fue mayúsculo, pero por fortuna el galerista que compró lo sustraído (Ambroise Vollard), al conocer las circunstancias, devolvió a su propietario todo lo que le pertenecía.
Esa colección le sirvió a Durrio para, años más tarde (1931), matar sus propias necesidades, al subastarla en Londres.

Prestaba obras de su colección con generosidad y en Bilbao pudieron verse en dos ocasiones (1900 y 1903) abundantes obras de Gauguin que le pertenecían. La segunda ocasión se convirtió en un homenaje al artista que acababa de fallecer en Tahití.

Durrio no tuvo muchos discípulos, ni tampoco importantes, tan sólo Valentín Dueñas, que le ayudó en la realización del Monumento a Arriaga y se encargó del dorado al fuego de la escultura de Melpóneme, la musa de la música.
Esa musa de magnífico cuerpo desnudo fue sustituida en 1948 por otra musa vestida -realizada por Enrique Barros- y en actitud semejante a la de Durrio. La mentecata gazmoñería del Bilbao de la posguerra no toleró la exuberante belleza de la mujer creada por Durrio, la cual fue repuesta de nuevo en su lugar en 1975.

Las maquetas del Monumento a la Victoria y del mausoleo de los Echevarrieta fueron expuestas en el Salon d'Automne, de 1923, y dieron lugar a que el crítico de arte Marcel Roche diera una conferencia en la Sociedad L'art pour touts, de Montmartre, titulada "El arte de Francisco Durrio", de la que el periódico bilbaíno El Liberal hizo un amplio extracto (12-enero-1924).