Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Curiosidades de  dario de regoyos 1

Darío de Regoyos nace en Asturias, pasa su niñez y adolescencia en Madrid y, a los ventiun años, se traslada a Bélgica, donde residirá de forma permanente durante los siguientes años. Sin embargo, ha pasado a la historia practicamente como pintor "vasco".

album dibujosPortada del álbum de dibujos, 1897.

Su madre, a medida que transcurre el  tiempo, permanecerá temporadas cada vez más largas en Guipúzcoa y, entre los años 1883 y 1893, el artista acudirá en su compañía, durante los cuatro meses de veraneo.

al_alba_1906Al alba, costa vasca, 1906. Colección particular.altos hornos de bilbaoAltos hornos de Bilbao.

 

Será a partir del año 1893 y, especialmente a partir de 1895, fecha de su boda y posterior nacimiento de sus numerosos hijos, cuando pase en Guipuzcoa la mayor parte del tiempo.

Sus amigos belgas y franceses le llegaron a identificar como un "vasco".

Octave Maus, el organizador de la exposición de la Libre Esthetique celebrada en homenaje de Darío Regoyos, se referirá al artista, en el prólogo del catálogo, en los siguientes términos: "Un día volvió al País Vasco, su patria ...".

Darío de Regoyos estuvo siempre en contacto con la música.
Se traslada a Bruselas con motivo de su amistad con el estudiante de música Fernández Arbós y en la capital belga se hará amigo del músico Isaac Albéniz, que también estudia en el mismo conservatorio.
Cantaba y tocaba, de oído, el piano; tocaba muy bien la guitarra y era conocido incluso como "el pintor-guitarrista" ya que, con su música española, era el animador en las veladas de su círculo de artistas belgas .
Theo Van Rysselberghe hizo varios retratos de Regoyos tocando la guitarra

retrato darioRetrato de Regoyos, 1882. Theo Van Rysselberghe. retrat darioRetrato de Regoyos, 1885. Theo Van Rysselberghe.

 

Regoyos fue también un gran propagandista de las bellezas de España, especialmente del aspecto duro, tétrico y romántico de un país mucho más atrasado que la próspera Bélgica que, a fines del siglo XIX, era el país más rico de Europa, merced a las inmensas riquezas que extraía de su colonia africana de El Congo.

A España atraerá a diversos artistas a quienes sirve de cicerone: Van Rysselberghe, Charlet y Meunier.

Así mismo, viajó por España con el poeta Emile Verhaeren, cuyos textos ilustró y publicó años después con el título de La España Negra.

Darío mantuvo actitudes muy beligerantes hacia los críticos que no valoraban su pintura. Un visitante madrileño que acudió a su domicilio en San Sebastián, después de hacer sonar la aldaba de la puerta, se encontró con la siguiente contestación desde dentro del inmueble:
"¿Es usted enemigo del Sr. X?" (refiriéndose a un crítico madrileño).
El visitante, perplejo, contestó: "Si señor", a lo que Regoyos contestó "Entonces, adelante".

Darío de Regoyos mantuvo relaciones con una gran cantidad de los principales pintores de su época, belgas, franceses, norteamericanos y españoles.

Portada del catálogo de los XX 1890Portada del catálogo de los XX.Su pertenencia al grupo belga de Los XX y sus gestiones en París para concertar la participación de los grandes artistas franceses en sus exposiciones y uno de los principales vehículos para desarrollar semejantes relaciones. Sin embargo, no adoptó de forma clara ninguna de sus estilos; realizó algunos cuadros puntillistas y algunos paisajes tardíos que pueden recordar a los impresionistas.

A pesar de sus numerosas participaciones en exposiciones y de sus relaciones con tantos artistas no consiguió en su vida el apoyo de la crítica y de la clientela y vendió siempre sus obras a muy bajo precio.
Debió de esperar hasta 1912 para que una revista cultural, la catalana Museum, publicase un artículo plenamente elogioso sobre su obra y este acontecimiento debió de influir de tal modo en su ánimo, que le decidió a trasladarse con su familia a Barcelona.
La alegría le duró poco ya que a los pocos meses se le declaró un cáncer en la lengua y falleció.

 

.