Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

"Las artes decorativas ganan protagonismo"

El último tercio del siglo XIX marcó un momento clave en la historia de las artes decorativas europeas. Entonces se desarrollaron unos movimientos que pretendían recuperar las técnicas artesanales tradicionales, tomando como ejemplo el mundo de la Edad Media.
Una de las causas fue el auge de la industria que amenazaba con la desaparición de los oficios tradicionales.

El intercambio cultural que se produjo entre los países a través de las crystal palaceCrystal Palace, Hyde Park, Londres. Exposición Internacional, 1851exposiciones internacionales desde 1851, año de la Exposición Universal de Londres, influyó mucho en el desarrollo de los nuevos repertorios decorativos.
Entre los nuevos estilos que se desarrollaron a finales del XIX destacan los llamados historicismos, es decir, la vuelta a los estilos de épocas pasadas, neorrenacimiento, neomudéjar o neobarroco.

El estilo más novedoso en el cambio de siglo fue el modernismo, que valoró fundamentalmente el diseño integral y la introducción de la artesanía.

El primer tercio del siglo XX fue un periodo importante en la historia de las artes decorativas españolas, pues se desarrolló el regionalismo y el renacimiento de las tradiciones culturales, que estuvo muy ligado a la Institución Libre de Enseñanza, a las ideas de la Generación del 98, y a la creación de las escuelas de artes y oficios, escuelas del trabajo y las escuelas de cerámica.

En cuanto a la cerámica española de fines del XIX,  se vió muy influida por la corriente, de moda en Europa, de aplicar color a la arquitectura. Los grandes descubrimientos de los arqueólogos europeos en Oriente, entre ellos, los frisos cerámicos del palacio de Susa en Persia,  despertaron la admiración de arquitectos y ceramistas.

En Madrid, dentro del estilo historicista destacó el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, que encargó a los ceramistas Zuloaga la decoración de sus edificios, así como el arquitecto Arturo Mélida, que recuperó la estética mudejar en la Escuela de Artes y Oficios de Toledo, en la que fue profesor el ceramista Sebastián Aguado.

Palacio de Velázquez, Parque del Retiro, Madrid proyectado en 1883 por Velázquez Bosco con cerámicas aplicadas de los hermanos Guillermo, Germán y Daniel Zuloaga realizadas en la madrileña fábrica de la Moncloa.Palacio de Velázquez, parque del Retiro, Madrid, 1883. Velázquez Bosco. Fachadas con cerámicas aplicadas de los hermanos Guillermo, Germán y Daniel Zuloaga. Fábrica de la Moncloa  det pal velazquezDetalle Palacio de Velázquez

En Sevilla, el historiador, arqueólogo y ceramista José Gestoso fue un personaje fundamental para la revitalización de las antiguas cerámicas del renacimiento ya que creó una selección de modelos que se reprodujeron en las fábricas de Triana.

Un capítulo aparte merece Cataluña, epicentro del modernismo, cuyo protagonista, el arquitecto Antoní Gaudí, que integró todas las artes decorativas en sus obras. En Cataluña destacan ceramistas como Marià Burgués, Antoni Serra y Lambert Escaler.

           Banco corrido en forma de serpiente, Parque Güell,  Barcelona,  1907-1910, Diseñado por Gaudí junto con Jujol, utilizando pedazos rotos de cerámica (técnica del trencadís).Banco corrido en forma de serpiente, parque Güell, Barcelona. Diseño de Gaudí y Jujol, 1907-1910. Técnica del trencadís (utilización de pedazos rotos de cerámica) 4-Antoni SerraJarrón. Antoni Serra Fiter, principios s. XX,. Museo de Cerámica de Barcelona maleina rosas 1903 lambertMaleina con rosas, 1903. Lambert Escaler. Fundación de las Artes y los Artistas. Barcelona
En el primer tercio del s. XX, dentro de las corrientes aún historicistas (con reinterpretaciones de diseños o estilos de la historia) sobresalen los ceramistas Enrique Guijo y Ruíz de Luna en Talavera de la Reina.

                      los gabrieles guijoTaberna Los Gabrieles, Madrid. Enrique Guijo y su discípulo Alfonso Romero Mesa, ca. 1920 6-Ruiz de LunaFachada de La Vaquería, Madrid. Azulejos pintados, 1928-1929, Fábrica de Ruiz de Luna, Talavera de la Reina.

En el estilo regionalista, destaca Daniel Zuloaga establecido en Segovia, al que su temática castiza, la reivindicación castellana y el círculo de amistades en que se movió, inducen a que se le considere como el ceramista de la generación del 98.

 D ZULOAGA MURAL AZULEJOS - EXP NACI ART DEC 1911 - M ZMural de azulejos, 1911. Daniel Zuloaga. Exposición Nacional de Artes Decorativas. Serie modernista. Museo Zuloaga, Segovia Daniel ZuloagaTibor con escenas de gitanas y la ciudad de Segovia al fondo. Daniel Zuloaga. Colección Eleuterio Laguna Daniel Zuloaga Palacio de Luis Ocharan Gran Via 1 MadridPalacio de Luis Ocharan, Gran Via 1, Madrid. Daniel Zuloaga

La Metalistería alcanzó un nuevo esplendor, dentro de los estilos historicistas que buscaron en el pasado la inspiración para sus obras, así como inspiraciones eclécticas habituales en esta disciplina artística. En ella destaca Plácido Zuloaga, un orfebre que llegó a ser el artista español más premiado de su época (llegó a ganar 36 medallas de oro con sus piezas y recibió las máximas condecoraciones de seis países). Plácido creó obras como el altar de San Ignacio en el Santuario de Loyola, aplicando una nueva técnica de inserción de metales que denominaron damasquinado en sus armas y objetos artísticos.

Con la aparición del modernismo el arte la forja se desarrolló de manera espectacular en Cataluña. Los arquitectos aplican nuevos diseños de rejas en sus edificios, sobre todo Gaudí.
En Madrid, merece destacarse la casa Juan González y la firma Bernardo Asíns, que forjó las rejas de hierro del Banco de España entre 1884 y 1894.

                        8-Casa VicensRejas de hierro forjado de la casa Vicens Barcelona. Diseño de Gaudí ca. 1883-1888 7-Bernardo AsinsRejas de hierro forjado industrial, Banco de España, Madrid. Casa Bernardo Asíns

En el Mobiliario, igualmente que en el resto de las artes decorativas, en el último tercio del s. XIX, se reprodujeron muebles inspirados en el estilo medieval, renacentista y barroco, estilos que se prolongaron durante el primer tercio del s. XX.

Uno de los talleres más destacados es el de Francesc Vidal en Barcelona, muy influido por el estilo medieval. La renovación del mueble se produjo en el estilo modernista catalán, con diseños de artistas como Alexandre de Riquer, arquitectos como Gaudí, Domènech i Montaner o Puig i Cadafalch, que buscaron la integración del mobiliario en la decoración  general, y ebanistas como Gaspar Homar, con sus características marqueterías.

 

                           9-Gaudi sillonSillón de la casa Calvet. Diseñado por Gaudí ca. 1904. Madera de roble tallada. Casa Museo Gaudí, Barcelona 10-Alexandre de RiquerDiseñado por Alexandre Riquer ca. 1908. Madera con aplicaciones de metal dorado y pinturas. Regalado al Presidente de España, Antonio Maura, por el Círculo Artístico de Barcelona.Fundación Antonio Maura, Madrid 11-Gaspar HomarArmario escritorio realizado por Gaspar Homar a principios del s. XX. Maderas diversas con la técnica de marquetería. Colección particular.

El arte de la joyería a finales del s. XIX se caracteriza por la inspiración en modelos antiguos, caso de los encargos que hizo la Casa Real a los talleres madrileños de Marzo y la creación de nuevos modelos con abundancia de perlas y brillantes.

Con la aparición del modernismo, la fuente de inspiración es Oriente y la naturaleza, destacando en Barcelona LLuís Masriera i Roses que se caracterizó por la aplicación de esmaltes translúcidos. 

                                           13-MasrieraColgante con cabeza femenina, diseñado por Lluis Masriera, ca 1903-1906. Oro, marfil, esmaltes y piedras preciosas. Colección Bagués-Masriera 12-MasrieraBroche con libélula, diseñado por Lluis Masriera, ca 1903-1906. Plata, oro, esmaltes y piedras preciosas. Colección Bagués-Masriera.

14-DurrioAnillo con diseño antropomorfo, oro, ca.1895-96. Paco Durrio. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

También hay que remarcar el importante papel que dentro de la orfebrería modernista jugó el polifacético artista Paco Durrio, que realizó joyas en plata y oro en las que se advierten influencias del simbolismo.

 

A principios del s. XX el modernismo comienza a ser interpretado en Cataluña de forma singular, dando lugar al noucentisme, que desde los postulados modernistas trataba de reencontrarse con la tradición catalana; a él pertenecieron ceramistas como Xavier Nogués y Josep Aragay.

 


Texto de Abraham Rubio Celada.