Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
Error
  • XML Parsing Error at 1:98. Error 9: Invalid character
E-mail

 Obra, estilo y técnica de ramon_firmaok

 

ramon_torreon_alf_s_portelaRamón en su torreón. Foto: Alfonso Sánchez Portela. Col. ABC.El eje de la obra de Ramón Gómez de la Serna -esparcida en libros y artículos, en la prensa nacional e internacional, o en revistas- es el "personalismo" declarado en "El concepto de la nueva literatura", de 1909, como rasgo fundamental de la nueva literatura, mediante una continua "introspección" de matiz autobiográfico y un modo inconfundible de aprehender la realidad circundante, en permanente acecho de analogías insólitas.
"Un punto de vista unilateral no nos convence y entonces nos adaptamos a lo que se podría llamar el punto de vista de la esponja (...) delirio de esponja con cien ojos, apreciando relaciones insospechadas de las cosas".
("Las palabras y lo indecible". Ramón Gómez de la Serna, Revista de Occidente, 1936)

A pesar de subtitular algunos de sus libros, de acuerdo con la división canónica, como "géneros literarios" Ramón no se atiene a ellos. Su anticonvencionalismo abarca también la estructura de su obra, dinámica en el movimiento entre los géneros, y permeable de un libro a otro, mediante el frecuente traslado de textos entre sí, de un título a otro, de la prensa al libro y a la inversa.

1prometeoEn el intento de ordenar (y respetar) esta movilidad desconcertante de los textos ramonianos, los veinte tomos de sus Obras Completas (Edición dirigida por Ioana Zlotescu en Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, a punto de finalizar y que suman un total de unas ¡veinte mil páginas!) se han dividido, sin incluir los innumerables artículos de prensa (tarea en marcha de sus investigadores) en ocho espacios literarios que marcan además, las distintas épocas de su vida.

1. Escritos de juventud (1905- 1913 )

prometeo_colEl punto central será la revista Prometeo (1908 -1912) en la cual el joven autor publica innumerables textos, algunos recogidos en separatas o en libros, varios con el seudónimo de Tristán. Son, en expresión del autor, años de "delirio literario" de lecturas y escritura incesantes y abarcan, además de artículos varios, obras de teatro "para leer", manifiestos literarios y bellísimas pantomimas incluidas en Tapices.

  

libro_mudo1morbidecesPublica Morbideces y El libro mudo. Secretos, primeros ensayos de autorretrato, indagación y "autoauscultación" interior, "labor de zapa" hasta "anclarse" en la plenitud de su mismidad. A través de la exaltación de sus propias morbideces centradas alrededor de su "mamiferismo" en pleno goce de sensaciones placenteras, Ramón sella su diferencia de los "paraísos artificiales" de la literatura decadente fin de siglo que, por otra parte, admira e incita a traducir en la revista, desde Oscar Wilde a Rémy de Gourmont, entre otros. En Tristán. Propaganda al libro Tapices, Ramón en diálogo con Tristán, le presenta a éste con palabras que serán definitivas:"No es un escritor, ni un pensador, es un mirador, la única facultad verdadera y aérea. Mira. Nada más."

2. Ramonismo (de El Rastro hasta el último volumen de Greguerías y de Caprichos publicados en vida del autor):1914-1936

ramonismo1La denominación de ramonismo le pertenece al mismo autor que declara escuetamente en Ramonismo (1923):
"Este libro muestra mi espíritu con resueltas plumadas (...) para oponer mi ismo a todos los ismos."

Incluye en el estilo del ramonismo también los libros Disparates, Muestrario, Libro nuevo, Variaciones, cuyos textos producen "índices en que yo mismo me pierdo..."
Son "libros inclasificables", "desechos", "liberados" del libro convencional, integrados por observaciones, historietas mínimas, destellos de pensamientos (muchos procedentes de artículos en la prensa) cuya esencia la define Ramón en una de sus numerosísimas denominaciones de la greguería:
"el atrevimiento a definir lo que no puede definirse, a capturar lo pasajero, a acertar o a no acertar lo que puede no estar en nadie o puede estar en todos."

Modelo de escritura fragmentaria, profundamente poética (y humorística), delirante en agotar los detalles, en este caso, centrados en un solo tema, son El Rastro, Senos, El Circo, El alba...
Sitio aparte, merecen Pombo y La Sagrada Cripta de Pombo, cumbre de las misceláneas y modalidades ramonianas, autobiografía, biografías, retratos, observaciones, greguerías o manifiestos, ahora denominados "Proclamas"...

1rastro2rastro2senoscircoalba2pombo_por_ramon

Ortega y Gasset ofrece la clave de la escritura ramoniana:

 "Los mejores ejemplos de cómo por extremar el realismo se le supera no más que por atender lupa en mano a lo microscópico de la vida son Proust, Ramón Gómez de la Serna y Joyce" (La deshumanización del arte, 1925).

Para Luis Buñuel, que tanto quiso colaborar con Ramón en un guión que se frustró, la greguería era en literatura lo que el "primer plano" en el cine.

Como dato a tomar en cuenta, apuntamos que el Diccionario de la Real Academia Española recoge la palabra "greguería", como sigue: "1. f. gritería. 2. Agudeza, imagen en prosa que presenta una visión personal, sorprendente y a veces humorística, de algún aspecto de la realidad y que fue lanzada y así denominada por el escritor Ramón Gómez de la Serna." ...En un breve lapso de tiempo es la segunda vez, después del "esperpento" de Valle-Inclán, que la Academia introduce entre sus vocablos, inventos de escritores.

El hecho de haber señalado 1936 como año final del ramonismo, no significa haber agotado su presencia en la obra ramoniana, sino simplemente haber apuntado el último de los títulos específicos de su estilo, que seguirá latiendo subterráneamente en los demás espacios literarios, que son:

3. Novelismo (de El Doctor inverosímil a Piso bajo): 1914 -1961

4. Retratos y Biografías (incluye varios "prólogos", Efigies, Retratos contemporáneos 1912- 1961

5. La ciudad Madrid - Buenos Aires - Madrid (de El paseo del Prado a Nostalgia de Madrid) :1919-1956

6. Ensayos (de Revista de Occidente a Sur, además del volumen titulado Lo cursi y otros ensayos de 1943)

7. Teatro (además de los textos publicados en Prometeo que más tarde tildó de Teatro muerto, publica en 1929 la farsa Los medio -seres y en 1935 el drama poético Las escaleras, ambas sin excesiva importancia en su obra.

8. Escritos autobiográficos (de Automoribundia a Cartas a mi mismo y Diario póstumo): 1948-1956

 

5ramonesFotografía en la que aparece cico veces la figura del escritor, realizada cuando Gómez de la Serna publicó cinco títulos a la vez.

De las miles de páginas integrados en estos últimos seis espacios literarios, cabría destacar como lectura imprescindible por lo menos algunos libros:

1ismosIsmos (1931)  Enamorado y perseguidor de "lo nuevo", al fin y al cabo "porvenirista", Ramón presenta en este libro, de arranque autobiográfico, retratos y biografías de ahora y de años antes, figuras cumbres de las hoy llamadas vanguardias históricas entre ellas, Picasso, los Delaunay, Apollinaire, Marinetti o Cocteau todos ellos, si no amigos, por lo menos contertulios en sus casas o en los cafés de París y en las cosmopolitas tertulias y banquetes del Café Pombo. También aparecen Charlot, varios integrantes del "Superrealismo", el jazz y su ritmo, el "negrismo" y asimismo comentarios sobre "Humorismo" y "Novelismo".

En estrecha relación con el cosmopolitismo y la renovación de fuentes de Ismos hay que mencionar la pequeña joya de ritmo y ambiente que es el libro Falsas Novelas

automorib_1948Automoribundia (1984) libro por excelencia autobiográfico el autor, alejado de los procedimientos convencionales, en lugar de acudir a inexpresivos datos cronológicos presenta, en sus casi mil páginas, además de un compendio comentado de sus libros, interrogantes y respuestas íntimas ante el (sin) sentido de la vida y, tal como procedería más tarde en su biografía de Edgar Allan Poe, seleccionando las "ráfagas" que marcaron su vida. En la operación de "desmontaje" pelicular de su existencia, Ramón presenta primeros planos, capítulos que, tras infinitos tanteos de la memoria mental y sensorial, reflejan lo que queda como esencia de vida después de sucesivas desapariciones en el incesante automorirse. Vive y se ve viviendo y muriendo y su cuerpo, exaltado antaño en su "mamiferismo" se cansa, su hígado, su piel, el cauce de las venas...

hombre_perdidoPoco a poco se va convirtiendo en un "humorista macabrero", derrota personal que alcanzará su cénit estilístico, en El hombre perdido, última de las "novelas de la nebulosa", después de El incongruente, El novelista y ¡Rebecca!. Se trata de una novela que transcurre en un mundo nebulítico creado, paso a paso, por el protagonista anónimo, perdido en una ciudad sin nombre, preso de visiones fantasmagóricas cercanas a los caprichos goyescos, deambulando en pos de una señal de que la vida se está de verdad viviendo. El punto de referencia con la realidad se pierde y, al adentrarse en la superrealidad, quedan los ruidos, los olores, las luces, pero remitiendo ya a otra cosa, al margen, al lado de la realidad, entrando en la lógica de la incongruencia .

A un lector que se inicia en la lectura las obras ramonianas habrá que señalarle que no hay entre ellas una obra maestra, pero que todas ellas conforman una obra maestra, en palabras de Octavio Paz.

Ramón Gómez de la Serna no es un autor de lectura fácil, puede inducir a errores de valoración fundamentalmente por el exceso de greguerías a través de las cuales se le suele presentar.

No es un escritor "palpitante", en el desarrollo de alguna trama, ni tampoco es polemista, pero sí es un auténtico mago de palabras "orgánicas" en el descubrimiento de aspectos insólitos de todo lo que le puede rodear a un ser humano, es un escritor de súbitas e inigualables epifanías del "secreto de vivir". Y así se adentra en su posteridad: genial, imperfecto pero nunca de sabor anticuado...

Víctor de la Concha, en un artículo de 1977 titulado "La generación unipersonal de Ramón Gómez de la Serna" (Cuadernos de investigación filológica), retoma el título del artículo de M.Fernández Almagro publicado en 1923 en la revista España para realzar la unicidad de la "escucha solitaria" y de la "palabra desbordada" de Ramón.

Luis Cernuda, en Estudios sobre poesía contemporánea había afirmado que las greguerías, además de ser modelo para los poetas ultraístas, influyeron poderosamente en los poetas de la generación del 27, al señalarles "a mirar y a ver".

En 1988 Antonio Mingote, en su discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua, dijo: 'Ramón, como a él le gustaba ser llamado, fue también mentor, amigo y contertulio de los humoristas de la otra generación del 27, y de Ramón aprendieron el humor surrealista (...) Y de esos humoristas seguidores de Ramón descendemos casi todos los que nos dedicamos a este oficio" .

En 1978 Cortázar, en el artículo "Los pescadores de esponjas", del periódico Clarín de Buenos Aires, afirmó rotundamente: "Seguimos respirando el aire de Ramón, su lección inigualada de libertad y de imaginación, su búsqueda de diagonales cuadriculadas en las vías demasiado cuadriculadas de la realidad aparente".

 

 

 

 

Ramón Gómez de la Serna

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga