Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
Error
  • XML Parsing Error at 1:95. Error 9: Invalid character
E-mail

 

Obra, estilo y técnica de  1firma_fombona


sello_blanco_fombona1A Blanco-Fombona, sus numerosas y rocambolescas peripecias, le facilitaron una gran popularidad, en vida, en su país y en los círculos intelectuales de París y Madrid.
Su reputación llegó hasta el extremo de que, en 1926, un grupo de amigos del Ateneo de Madrid -entre los que estaban escritores tan relevantes como Ramón Menéndez Pidal, Gregorio Marañón, Américo Castro, Ramón Pérez de Ayala Manuel Machado-, pidiera para él la concesión del Premio Nóbel de literatura. Algunos de sus escritos llegaron a ser traducidos a varios idiomas pero lo cierto es que, tras su muerte, su notoriedad y el impacto de su obra fueron mitigándose hasta desparecer.

obr_compl_blancofBlanco-Fombona fué un polígrafo que escribió de todo: diarios, panfletos denigratorios (libelos), poesía, cuentos, teatro, novela, biografías, crítica literaria y ensayos históricos. Poco de ello se lee actualmente; podría decirse que el personaje superó con mucho a su obra, aunque también hay que manifestar que su contribución al conocimiento de su época y la vivacidad de su escritura merecen una mayor atención por parte de los lectores.

La vitalista, intrépida, arrogante y violenta forma de ser de Rufino -especialmente durante su mocedad- se reflejó en su estilo literario. En sus primeros escritos, de 1893, predomina el atolondramiento, el nervio, la rapidez y la exageración. Algunos textos fueron redactados de forma precipitada e incluso producen la sensación de estar inacabados.

Como es natural en toda personalidad sobresaliente y con una vida plena de experiencias graves e inolvidables, sus escritos parten del conocimiento del ser humano que provee el haber vivido situaciones límites, donde se manifiesta lo mejor y lo peor de cada personaje. Cuando uno se enfrenta en un duelo con la posibilidad de morir -y Rufino protagonizó muchos- se pone de manifiesto la serenidad y el valor de las personas. Es natural que esta vida tan intensa en emociones le permitiera sobresalir en el género de los diarios y de la memorias.

Fue un escritor de gran ritmo narrativo; en ocasiones incluso excesivo, frenético. Su fuerza se concretó a menudo en las frases lapidarias que acuñó, como "una figura, más que una obra; un gesto más que una palabra".

Cuentos de poeta. Libro de relatos que pertenece a su etapa inicial, del que Unamuno escribió: "Me agrada sobre todo en sus cuentos la preñada concisión, el toque fino y rápido. Casi todo es preciso, sobrio, burilado y sin embargo, con claroscuro, matizado".

bolivar_guerra_muertepensamiento_bolivar1Con el paso de los años, la experiencia le convirtió en un hombre más calmado, lo que se reflejó también en sus escritos.
En la serie de textos bolivarianos, El pensamiento vivo de Bolívar, Bolivar y la guerra a muerteBolivar el hombre (1942) y Mocedades de Bolivar (1943) se puede apreciar una mayor serenidad en el ritmo y en el lenguaje empleado.

Entre los cuentos más interesantes se pueden citar "El Catiré", "Juanito", "Democracia criolla" y "Molinos de maiz". En estos relatos cortos la prosa de Blanco-Fombona resulta más sugestiva y entretenida.

Su faceta más popular, por la que se hizo famoso en gran parte de América, fue la de polemista. Su crítica era, con frecuencia, furibunda y, además, fue un gran insultador y descalificador, lo que le hizo muy popular entre los enemigos de los objetivos de sus críticas, vendiéndose muy bien sus libelos acerca de los gobernantes de Venezuela y algunos otros grandes personajes políticos y literarios del ámbito americano y europeo.

Sus ensayos pueden ser criticados por un exceso de generalizaciones. En éste aspecto tuvo una relevancia similar a la de su amigo, el colombiano Vargas Vila.

Sus primeros poemas son románticos. A partir de 1895, comenzará a emplear un vocabulario más exquisito, con el que evoca imágenes exóticas, rasgos que pudieran asociarse al modernismo,aunque con un tono muy personal.

"Es una  tarde.
Es el remoto místico tiempo medioeval.
Es el lejano tiempo ignoto,
el tiempo místico y feudal."

En 1899 aparece el primer libro Trovadores y trovas en el que recogió las poesías que venía publicando en la prensa.
Su vitalidad, relevancia y valentía, intrepidez y valentía es confesada abiertamente en este poema de 1900, escrito poco antes de salir de Venezuela. La calma del momento, después de meses muy agitados, parece que se le hace larga al poeta, que suspira por nuevas desventuras. Es la confesión de un rebelde inveterado.

Los amigos me envidian
mi casita, mi ocio, la muchacha,
mi juventud y la sonrisa horrible.
Suspiro por mis noches angustiadas,
por mi cruel desolación de huérfano,
por mi vida guerrera de sin patria.
¿A qué vencí? ¿Porqué librar las rudas,
las tremendas batallas,
por la vida, por el exilio y el nombre?
¿Para qué la ascensión de las montañas?."


Su novela más importante es El hombre de hierro. Se trata de la vida de un perdedor nato, producto de la confabulación de numerosas personas de su círculo social empeñadas en hundirle. Tiene un estilo naturalista y costumbrista. Posiblemente, sea esta novela la obra más relevante de éste escritor.

Su ideario anti-imperialista se combina con un hispanismo que él mismo confiesa en su libro Letras y letrados de Hispanoamérica:

"no quisiera que me llamasen nunca escritor de Venezuela, sino escritor de América. Yo no escribo para los cuatro gatos de mi país. Escribo para sesenta millones de americo-latinos y veinticuatro millones de españoles. Mi patriotismo es un sentimiento de raza."


conquistador_fombonaSu ensayo histórico de mayor hondura es El conquistador español del siglo XVI, en el que hace una reflexión -muy en boga por aquel entonces- acerca del carácter del pueblo español. Fombona hace unas generalizaciones, de variada fortuna, acerca de los personajes históricos. Texto algo desfasado desde el conocimiento de hoy en día, no deja de ser un libro estimulante, que pone de manifiesto la amplia cultura y la capacidad de observación de su autor.
En éste ensayo se pueden encontrar algunas similitudes con los textos, de parecido género, que Salvador de Madariaga escribiría acerca de otros pueblos. En Madariaga, acérrimo crítico de Bolivar -el gran ídolo de Fombona- podemos encontrar una paradójica cercanía con el al autor venezolano en el ensayo histórico sobre los españoles de antaño.

El escritor Arturo Uslar Pietro resumió de la siguiente manera su opinión acerca de Blanco-Fombona:

"Nadie puede negarle a Blanco-Fombona grandes virtudes de novelista. Sabía escribir diálogos vivos, sabía observar, tenía una prosa matizada y vivaz que se confundía con el relato, sus descripciones son excelentes, muchos caracteres están vistos con profunda veracidad. Hubiera podido escribir una o más de las grandes noveles americanas. Esa novela que se anuncia en pedazos de las suyas, en algunos cuentos inolvidables, como El catiré, pero que no llegó a escribir, acaso porque nunca pudo renunciar al propósito satírico. Más que la vida, que el espectáculo del hombre, le importaba estigmatizar lo que odiaba. Su temperamento no le permitía llevar serenamente el famoso espejo de los grandes novelistas a lo largo del camino de la existencia humana".

 

 

 

Rufino Blanco Fombona

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga