Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Obra, estilo y técnica de casas firma 

casas_pintando

Ramón Casas fue un artista polifacético con grandes dotes y gran talento colorista.
Cultivó la pintura, el cartel y el dibujo y contribuyó a la renovación de la pintura catalana de finales del siglo XIX convirtiéndose en uno de los principales representantes del modernismo catalán. 
Gran retratista fue, además, el cronista de su tiempo.  Con su visión realista pinta paisajes de lugares queridos, escenas de la vida cotidiana, procesiones, corridas de toros, grandes acontecimientos a modo de instantánea fotográfica sin establecer jerarquías en los asuntos.

Desde joven rechaza las reglas establecidas y siente la necesidad de distanciarse del núcleo barcelonés; se convierte en París en estudioso de Velázquez, a través de su maestro Carolus. En su academia aprende anatomía y perspectiva y más tarde estudiará directamente la pintura de Velázquez en el museo del Prado de Madrid.

En París se interesó mucho por el impresionismo. Conoció la forma de trabajar de Manet, asimiló su impresionismo y también el de Degas.
Casas evita en muchas ocasiones captar la sombra y si aparece no será una sombra opaca sino transparente y colorida como la plasmada por los impresionistas. 
Como Degas, trató temas intimistas femeninos y se puede hablar del francés como antecedente del catalán pero Degas se limitó al elemento humano mientras que Casas también trataría otros elementos en el cuadro para conseguir sus fines.

... Como Velázquez, utilizaba una gama limitada de colores, basada en tonos ocres y, después de enfrentarse directamente al modelo natural, lograba una ejecución cuyas características coinciden con las básicas de Velázquez: foco de luz situado en el punto de vista del observador..., pasta pictórica muy fluida con pinceladas sueltas...

... Otro punto de convergencia de Casas y los impresionistas fue que para él sólo existía la realidad moderna. El pintor estaba convencido de que era necesario exaltar los objetos y los espacios que consideraba sencillos y vulgares...

... A pesar de ello, por lo que respecta a algunos aspectos técnicos, no coincidió con los impresionistas; por ejemplo no utilizaba nunca el divisionismo... prefería emplear un dibujo justo a fin de dar forma a lo que le interesaba...

...Por lo que respecta a los temas... los impresionistas tenían una gran preferencia por los paisajes y Casas, aunque nunca olvidó del todo esta temática, otorgó un papel muy importante a la figuración. Casas sin hacer referencia a ningún tipo de valor literario, ni a los dramas, ni tan sólo a la anécdota, hecho en el que coincide también con los impresionistas... supo, efectivamente, recoger unos interiores, transmitir toda su intimidad jugando con el espacio y apartándose de las normas académicas de composición. (Isabel Coll)

A su regreso a Barcelona en 1892, con un estilo académico y a la vez impresionista, se encuentra plenamente integrado en los círculos modernistas. Coincidiendo con la inauguración del café-cervecería Els Quatre Gats, Casas realizó sus primeros carteles y se convertiría en unos de los máximos exponentes del cartelismo modernista; sus obras obtendrían gran reconocimiento en ciudades como Londres y París.

Algunas de sus obras más significativas son:

Autorretrato_jovenAutorretrato. París, 1883. Museo Nacional de Arte de Cataluña.

El joven artista a los 17 años vestido de torero, "de corto".
El interés por los temas "españoles" comenzó en el taller parisino de su maestro Carolus-Duran, influido en aquella época por Manet y, a través de éste, por Velázquez. Allí aprende anatomía y perspectiva y se apasiona por Velázquez a quien más tarde estudiaría directamente en el Museo del Prado, de Madrid.
El cuadro se expone en el Salon des Champs-Élysées.
Sorprende el gesto de seguridad y de llamada de atención; parece que el joven aprendiz quisiera complacer el gusto de su maestro y atraer al jurado.

corrida_torosCorrida de toros. Barcelona, 1884. Museo de Montserrat

Presenta un encuadre fragmentario, desde un punto de vista elevado. La multitud aparece como una masa desdibujada a la manera impresionista. Casas, al igual que Goya al que admiraba, reserva muy poco espacio para pintar el cielo en sus composiciones taurinas, el suficiente para hacer ver que se trata de un exterior.

rusinol_casasRetrato de Santiago Rusiñol. Barcelona, 1889. Colección particular

En la pared del fondo descubrimos dos lienzos superpuestos: un fragmento de Las Meninas de Velázquez casi cubierto por un paisaje del propio Rusiñol del que también hace referencia a su vocación de pintor incluyendo su carpeta de dibujos. 
Velázquez también está presente en la postura del personaje. La inclusión de reproducciones de cuadros en la pared del fondo es utilizada por Manet y Degas; concretamente esta obra recuerda al Retrato de Émile Zola de Manet.
El retrato se expuso en la Sala Parés de Barcelona y la crítica de la época acusó al pintor por la actitud del retratado, más propia de una fotografía, y por la inclusión de elementos vulgares como colillas e incluso un "escupitajo" en el suelo.

Au Moulin de la GaletteAu Moulin de la Galette. París, 1892. Museo de Montserrat, Barcelona

Una mujer en el baile del Moulin de la Galette observa con tristeza una pareja reflejada en el espejo, recurso utilizado por Manet en Un bar aux Folies-Bèrgere.
Sus viajes a París, las corrientes impresionistas y las ideas de Manet -el rechazo hacia cualquier escuela y el amor hacia todo aquello que fuera verdad- fueron muy inspiradores para el joven artista.
Casas expuso esta obra en el Salon des Indépendentes y obtuvo buenas críticas. También recuerda en el tema y la composición a obras de Degas y Toulouse-Lautrec.  

Interior al aire libreAl aire libre, 1892. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Excepcional utilización de la luz y el color en este retrato de su hermana Montserrat y su marido en la terraza familiar, muestra de la burguesía catalana.
Una luz blanca, amarilla o azulada que también crea espacio al pasar de una primera zona de suave penumbra a un fondo de potente intensidad.

Sin pretender expresar un  valor literario, ni siquiera una anécdota, hecho en el que coincide también con los impresionistas, supo recoger unos interiores, transmitir toda su intimidad jugando con el espacio y apartándose de las normas académicas de composición.
A su regreso a Barcelona en 1892, con un estilo académico y a la vez impresionista, se encuentra plenamente integrado en los círculos modernistas.
Desnudo femeninoDesnudo femenino. Barcelona, 1984. Museo del Cau Ferrat, Sitges, Barcelona
 
Forma parte de un conjunto de desnudos femeninos en posiciones sinuosas y en los que emplea una gama de tonalidades nacaradas y fondos monócromos.
Destaca la gran sensibilidad con la que Casas trata el desnudo y la habilidad para lograr una perfecta armonía cromática. Le interesan las posibilidades que ofrece el desnudo pero no la provocación de ahí que sus protagonistan nunca miren a un hipotético espectador.

garroteGarrote vil. Barcelona, 1894. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid

El propio Ramón Casas presenció esta escena de gran dureza en Barcelona, en 1893. La ejecución pública de un reo aparece muy en segundo término y desenfocada, tras la multitud, al modo de una fotografía, evitando así la denuncia social.
Casas pintaba lugares queridos, escenas de la vida cotidiana, procesiones, corridas de toros, grandes acontecimientos, con una visión realista, a veces a modo de fotografías, sin establecer jerarquías en los asuntos.

CorpusCorpus. Salida de la procesión de la iglesia de Santa María. Barcelona, ca. 1896-98. Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona

Visión de una tradición muy arraigada en Barcelona. Obra está fechada el último año que la procesión  salió de la iglesia de Santa María, año en que hubo un atentado anarquista en el recorrido pero Casas no lo representa y es la multitud, una vez más, quien cobra el protagonismo.

Casas y PereRamón Casas y Pere Romeu en un tándem. Barcelona, 1897. Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona

Retrato del propio Ramón Casas y su amigo Romeu, ambos aficionados al ciclismo, y fundadores de Els Quatre Gats en cuyas paredes se colgó. En 1900  se sustituyó por otra pintura donde los mismos personajes aparecían en automóvil, signo de modernidad.
mono_monaMono y mona. Original para cartel. Barcelona, 1898. Colección particular

obras_significativas_anis del monoCartel publicitario de Anís del Mono.

Óleo de grandes dimensiones con una técnica propia del cartel ya que el artista estaba iniciando su actividad como cartelista. En la parte superior derecha el pintor escribió:
"Per anar amb bicicleta no´s pot dur l'esquena dreta" (Para ir en bicicleta no se puede ir con la espalda derecha) pero lamentablemente el coleccionista que lo compró recortó el escrito. Gracias a los avances de la litografía, dibujantes y pintores convierten el cartel publicitario en obra artística. Casas será  uno de los máximos exponentes del cartelismo modernista y sus obras obtendrán gran reconocimiento en ciudades como Londres y París.
Esta obra es el proyecto ganador del concurso publicitario de la firma Anís del Mono. En el cartel definitivo aparecería el mono con una botella de anís bajo el brazo.

cargaLa carga. Barcelona, 1899. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid

Sobrecogedora escena de una manifestación que se presentó por primera vez en el Salon de la Société Nationale de1903 con el título Barcelona, 1902, aludiendo a la huelga general  de Barcelona de 1902.  Es la obra en la que la masa humana toma con más fuerza el protagonismo. 

picassoRetrato de Pablo Picasso. París, 1900. Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona

Ramón Casas era ya un artista reconocido cuando Picasso lo conoció en Els Quatre Gats y el joven artista quedó tan impresionado que tres meses después expondría, en el mismo café, un centenar de retratos en los que es patente su admiración e incluso su intención de emular al pintor catalán.