Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Relaciones de  larreta mejorable con otros creadores

 

retrato de larreta por ZuloagaRetrato de Enrique Larreta, 1912. Ignacio Zuloaga. Museo Enrique Larreta, Buenos Aires

La gloris de Don ramiroEl presente retrato, una de las obras más significativas de la colección del Museo de Arte Español Enrique Larreta, se encontraba en la Sala Azul de la residencia del escritor Enrique Larreta en Belgrano. La figura del escritor aparece en primer plano y como fondo la ciudad de Ávila, la ciudad que logró cautivar a Enrique Larreta desde su primera visita y que sería el escenario principal de su novela La gloria de don Ramiro.

Enrique Larreta e Ignacio Zuloaga se prodigaban una admiración mutua, por ello la significación de este cuadro trasciende la mera relación entre pintor y personaje retratado.
Además, es importante subrayar que Ignacio Zuloaga jugó un papel central en el asesoramiento y compra de objetos para la colección de arte de Larreta.

Larreta conoce a Ignacio Zuloaga en París, en 1910. En París también vivía, desde 1907, el músico Manuel de Falla al que Albéniz le había presentado a sus amigos Fauré, Debussy, Ravel y Dukas.

 

Unos años más tarde, en 1920, cuando La gloria de don Ramiro llegó a ser uno de los libros más valorados en los medios intelectuales internacionales, Falla y Zuloaga le proponen a Larreta realizar una obra musical con un argumento basado en la novela. Se guarda la correspondencia entre ambos, que a continuación reproducimos:

Carta de Larreta a Zuloaga:

 

 

 

Buenos Aires. Agosto 30 - 1920

Mi querido amigo:
Ahí va con esta carta el proyecto de libreto de Don Ramiro. No conviene, a mi ver, enviar un trabajo definitivo. Como en esta ocasión lo principal ha de ser la música, es menester que tanto Vd. como yo nos hagamos pages de pincel y pluma del ilustre compositor...
... A mi me parece que el resultado es maravilloso, modestia aparte, pero estoy dispuesto a escuchar cualquier observación tanto de Falla como de Vd.... ¿debe hacerse un libretto como los que se han hecho hasta ahora? Se debe seguir con el juego de tenor, barítono, etc. Con las primeras partes...
...¿No le parece a Vd. que la ópera en esa forma es un espectáculo grosero y ridículo?...
... Como telones, si Vd. los hace como usted me lo anuncia, no se habrá visto jamás en el teatro
nada semejante...

En otra carta más adelante:
... es gran lástima tener que dar por muerto y sepultado el proyecto de la triple; pero no puede ser de otro modo. Nuestras maneras de ver son demasiado contradictorias.
Iré muy pronto a verlo.
Su amigo de siempre.
E. Larreta

ignacio y larreta zumaia 1915 webLarreta y Zuloaga, con dos amigos, en Santiago Etxea, Zumaia 1915.

En el verano de 1915 hay en firme un proyecto de retrato por parte de Zuloaga de su amigo Unamuno. Este proyecto debió formalizarse en Zumaia, en la casa que el pintor se hizo junto a la ermita de Santiago, estando presente el escritor argentino Enrique Larreta. Que esto fuera así, da pie una carta que remite Larreta a Zuloaga, sin fecha, pero que el pintor tramitará más tarde enviándosela a don Miguel con fecha 7 de octubre de 1915.

La carta de Larreta dice:
"Unamuno me dejó hechizado. La gran admiración literaria que le profeso arde ahora en la brasa de un súbito afecto. Desearía mucho visitarle con Ud. en Salamanca. Qué bien debe "hacer" su original catadura entre las cárdenas piedras de Salamanca."
Unamuno, contesta a Zuloaga:
"Supongo que lo de su hija no será, afortunadamente, nada de cuidado y poder así verle pronto por estas tierras. (...) No olvido el delicioso día que pasamos en esa casa y lo que en ella vi. Y encima, ¡miel sobre hojuelas! conocí directamente a nuestro Larreta, que lo deseaba vivamente."

Dijo de Larreta, Gregorio Marañón:
"Tenía Larreta, desde su juventud, una veta de ascetismo. Acaso no lo advertían los ojos superficiales cuando discurría por los salones (...) o por los círculos, a veces infernales, de la diplomacia. Más los espíritus agudos, claro es que lo advirtieron. Zuloaga, cuando Larreta era casi un mancebo, lo pintó con un aire de melancolía solemne y distante, destacando su ensimismamiento, entonces prematuro, sobre el desierto de Castilla, con Ávila, la ciudad mística llena de moradas interiores, en el fondo. Zuloaga podría equivocarse en la pintura, pero su instinto psicológico, por lo mismo que era elemental, acertaba siempre"
(Prólogo a La naranja, Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1947)

Rubén Darío escribe:
"Intelectualmente el autor de La Gloria de D. Ramiro está entre las pocas dominantes figuras de Hispanoamérica. Su libro es en su género, lo mejor que en asunto de novelas ha producido nuestra literatura neo mundial. Hágase algo superior y Larreta pasará a segundo término".
(Cabezas. Ed, Aguilar - México - madrid- Buenos Aires)


con manucho  1935Con Manuel Mújica Láinez en 1935.El también novelista argentino Manuel Mújica Láinez, "Manucho", compartió con Larreta, de quien fue discípulo, el gusto por el lenguaje descriptivo y el historicismo.