Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

 

Relación de Firma-Juan-Ramon-2 con otros creadores

 

retrato-de-zenobia-camprubi-de-sorolla Zenobia Camprubi, 1918. Sorolla. Sala Zenobia y Juan Ramón Jiménez, Universidad de Puerto Rico. Juan Ramon Jimenez por SorollaEl poeta Juan Ramón Jiménez, 1903, Sorolla. San Juan de Puerto Rico, Sala Zenobia y Juan Ramón Jiménez. Universidad de Puerto Rico.

Los primeros mentores literarios de Juan Ramón Jiménez los encontró en su viaje a Madrid en 1900, cuando conoció a Rubén Darío y a Ramón de Valle Inclán, que leyeron y comentaron sus obras.

Los años de 1905 a 1912 han resultado decisivos y muy fructíferos para Juan Ramón Jimenez . Además de publicar muchos libros, ha iniciado su relación epistolar con don Miguel de Unamuno, ha recibido en su casa a Joaquín Sorolla, y ha consolidado su amistad con personajes tan dispares como Pedro García Morales, Manuel Siurot, el escultor Francisco Pompey y Ramón Gómez de la Serna.  Un importante círculo de amigos que le facilitaría la posibilidad de publicar sus obras en las revistas de más categoría en Madrid.

En 1924, invitados por la familia de su amigo García Lorca, Zenobia Camprubi y Juan Ramón Jiménez viajan a Granada. La siguiente foto rememora ese viaje:

Federico Garcia Lorca, Zenobia, Isabel Garcia Lorca, Emilia Llanos, Juan Ramón y Concha Garcia Lorca. Jardines del Generalife, Granada, 1924 (Foto: Colección BBC Mundo)Federico Garcia Lorca, Zenobia, Isabel Garcia Lorca, Emilia Llanos, Juan Ramón y Concha Garcia Lorca. Jardines del Generalife, Granada, 1924 (Foto: Colección BBC Mundo).

Son los años en que Juan Ramón publica varias revistas poéticas: Índice, Sí y Ley, en las que colaboraron un grupo muy selecto de poetas y escritores ya consagrados: Azorín, Gómez de la Serna, los hermanos Machado, Ortega y Gasset.

En aquellas revistas aparecieron publicados también los primeros versos de los más jóvenes. Juan Ramón los acogió siempre con entusiasmo y generosidad, sólo en contadas ocasiones correspondido. Entre los numeorosos jovenes que Juan Ramón trató en la madrileña Residencia de Estudiantes y en los cafés literarios de la capital, se puede mencionar a:  Gerardo Diego, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Rafael Alberti, Manuel Altolaguirre, Carmen Conde, Antonio Espina, Corpus Barga. No es exagerado afirmar que Juan Ramón estuvo en contacto con los jóvenes de la Generación del 27, ejerciendo cierta influencia sobre ellos. Además de a los literatos, Juan Ramón también trató a artistas como Francisco Borés, Benjamín Palencia y Salvador Dalí.

jrjAl mismo tiempo que editaba estas revistas, Juan Ramón dió a la imprenta sus famosos Cuadernos: en 1925, Unidad; en 1928, Obra en marcha; en 1923, Sucesión; en 1933, Presente, y en 1935, Las Hojas que cerraron la serie.
Todos esos cuadernos contenían únicamente textos de Juan Ramón: caricaturas líricas, cartas, prosas poéticas, poemas, ensayos, poesías revividas, aforismos y anticipos de sus libros inéditos.
Estos cuadernos marcaron un hito en las artes gráficas de nuestro país, a cuya renovación contribuyó tan eficazmente Juan Ramón con su técnica, su buen gusto y su sensibilidad extraordinaria.

Su fulminante ruptura con Jorge Guillén, en marzo de 1933, cuando el vallisoletano deja de cumplir lo pactado con Juan Ramón respecto a la colaboración insistentemente solicitada para la revista Los Cuatro Vientos; su meditada e irrevocable decisión de no autorizar la inclusión de ninguno de sus versos en ninguna antología de poesía española que se publique a partir de 1934; y su segunda y rotunda negativa a ser elegido académico, cuando en junio de 1935 es llamado a ocupar un sillón en la Real Academia Española y declina el honor sembrando el desconcierto y la sorpresa.