Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
Error
  • XML Parsing Error at 1:95. Error 9: Invalid character
E-mail

Relaciones de  1firma_manuel_machado  con otros creadores

Manuel Machado se caracterizó desde un principio por ser un creador que trabaja en equipo. Sus primeros dos libros los escribe en colaboración con su amigo Enrique Paradas: Tristes y alegres (1894) y Versos (1895).

manuel machado 2

Sus años de bohemia juvenil transcurren en fraternal relación con su hermano Antonio. Entre los literatos que ambos conocieron tuvo especial importancia su encuentro, en 1892, con Rubén Darío, durante el primer viaje a España del nicaragüense. Darío se convierte en un referente de los poetas jóvenes que admiran su poesía modernista y entre los más influidos se encuentran Manuel Machado y Francisco Villaespesa. Los jóvenes poetas españoles profundizaron en esta amistad durante la estancia de Rubén en Madrid en 1899 y en las temporadas en que los Machado vivieron en París.impresiones modernismo machado manuel

La relación creativa más intensa de Manuel fue la que mantuvo con su hermano Antonio. El contacto personal entre los hermanos disminuirá entre 1909 y 1919, cuando Antonio deja Madrid para residir en Soria, París y Baeza (Jaen).
A partir de la llegada a Segovia de Antonio, se hace más frecuente el contacto entre los hermanos, que sólo se interrumpirá por la guerra de 1936.
Las periódicas visitas de Antonio a Madrid propicia que ambos hermanos escriban en equipo seis obras de teatro: Julianillo Valcarcel (1926), Juan de MañaraLas adelfas (1928), La Lola se va a los puertos (1929), La prima Fernanda (1931) y La duquesa de Benamejí (1932). (1927),

Al igual que su hermano Antonio, Manuel admira a Miguel de Unamuno y llegará a ser su amigo. Los dos hermanos dedican un poema al amigo común, una coincidencia más entre ambos.

 

ignacio con el dr gay manuel machado y garca gomezIgnacio Zuloaga, el Dr Gay, Manuel Machado y García Gómez en los toros.

Unamuno escribió el prólogo a Manuel de su obra Los Cantares (1905) y Manuel, unos años después, dedicará al vasco el poema Adelfas.

A Miguel de Unamuno

Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron
soy de la raza mora, vieja amiga del Sol,
que todo lo ganaron y todo lo perdieron.
Tengo el alma de nardo del árabe español.
Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna...
De cuando en cuando, un beso y un nombre de mujer.
En mi alma, hermana de la tarde, no hay contornos...;
y la rosa simbólica de mi única pasión
es una flor que nace en tierras ignoradas

y que no tiene aroma, ni forma, ni color.
Besos ¡pero no darlos! Gloria.... ¡la que me deben!
¡Que todo como un aura se venga para mí!
¡Que las olas me traigan y las olas me lleven,
y que jamás me obliguen el camino a elegir!
¡Ambición! No la tengo. ¡Amor! No lo he sentido.
No ardí nunca en un fuego de fe ni gratitud.
Un vago afán de arte tuve... Ya lo he perdido.
Ni el vicio me seduce ni adoro la virtud.
De mi alta aristocracia dudar jamás se pudo.
No se ganan, se heredan, elegancia y blasón...
Pero el lema de casa, el mote del escudo,
es una nube vaga que eclipsa un vano sol.
Nada os pido. Ni os amo ni os odio. Con dejarme,
lo que hago por vosotros, hacer podéis por mí...
¡Que la vida se tome la pena de matarme,
ya que yo no me tomo la pena de vivir! ...
Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
De cuando en cuando un beso, sin ilusión ninguna.
¡El beso generoso que no he de devolver!

 

 

 

Manuel Machado

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga