Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
Error
  • XML Parsing Error at 1:95. Error 9: Invalid character
E-mail

 

Relación de  1firma_fombona con otros creadores


motivos_letras_fombonaA lo largo de su azarosa vida, Rufino Blanco Fombona vivió largas temporadas en España, Estados Unidos, Holanda y Francia. En París coincidió con numerosos literatos hispanoamericanos y españoles, pero en España es donde tuvo una mayor interrelación con otros creadores, tanto españoles como americanos que acudían a Madrid como diplomáticos, compatibilizando esta actividad con el periodismo y la literatura. En algunos casos, como el de Rufino, participando también en política.

Hacia 1896, conoció en Europa al panfletista colombiano José María Vargas Vila, con quien sintoniza en sus pretensiones revolucionarias y con el que regresa brevemente a Venezuela. Ambos fueron los dos reyes del libelo, revolucionarios, anti-sistemas, de estilo tan peculiar como apresurado y fogoso, fueron los "niños terribles" de la literatura venezolana y colombiana, razón por la cual ambos pasaron la mayor parte de sus vidas exiliados en España, aunque el venezolano más en Madrid, en tanto que Vargas Vila se acabaría asentando en Barcelona.

carta_dario_fombonaCarta de Rubén a Rufino, en 1904.En 1901 Rufino conoció a Rubén Darío en el bar Casilaya de París, ciudad a la que acudía a menudo desde su residencia laboral de Ámsterdam. En la capital del Sena también se relacionó con Amado Nervo, Enrique Gómez Carrillo y Guillermo Valencia. El para entonces ya reputado Gómez Carrillo le prologaría, en 1903, su libro de viajes Más allá de los horizontes. Al año siguiente sería Rubén Darío quien le prologará su libro de poemas más conocido, Pequeña ópera lírica.

Desde joven, Rufino se hizo notar en los ambientes políticos y periodísticos, no solamente en su Venezuela natal sino también en Francia y España. Ya en 1902, desde Ámsterdam, llamó la atención del famoso periodista inglés William Otead con su panfleto "La americación del mundo", sobre el imperialismo y el periodismo.

En Madrid su relación más intensa es con miembros de la Generación del 98: Ramiro de Maeztu, Azorín y, sobre todo, Manuel Machado, con quien comparte largas noches de juerga. En 1904, conoce, en Madrid, a dos jóvenes escritores de la siguiente generación, que ganarían notoriedad con los años: Juan Ramón Jiménez y Ramón Pérez de Ayala.

En su etapa de polemista militante, una vez establecido en España en 1910, se gana la vida con la crítica política y literaria. Haciendo gala siempre de gran ferocidad. Entre sus víctimas se encontraron su antiguo amigo Rubén Darío y el entonces famosísimo novelista Vicente Blasco Ibáñez, que por aquel entonces gozaba de un renombre internacional. También criticó con gran dureza al poeta Leopoldo Lugones.

La ruptura de Blanco-Fombona con Rubén Darío estuvo motivada principalmente por la publicación en 1912 del poema del nicaragüense titulado "Salutación al águila" en la que éste mostraba su admiración por Estados Unidos, país detestado con toda el alma por Rufino, quien  llegaría a escribir: ¿"¿Por qué canta usted a los yanquis, Porqué echa margaritas a los puercos?". Desde aquel momento, y hasta la muerte de Darío, el escritor venezolano aprovechó cualquier ocasión para atacar a su antiguo amigo:
"Nadie que se incline más ante el centavo. Nadie capaz de mayores vilezas por un luis. Nadie más comerciante. Últimamente se ha convertido en peta mercenario; cantor de Argentina porque Argentina paga ...".
Los ataques cesaron con el libro que publicó, en 1929, El modernismo y los poetas modernistas de América, en el que se declaró avergonzado por sus descalificaciones de años anteriores.

También demostró su conflictividad a la hora de interpretar los escritos de sus propios amigos, que en ocasiones juzgó inspirados en los suyos. Llego a acusar en sus panfletos de plagio a escritores como Leopoldo Lugones, Francisco Villaespesa y Rubén Darío.

Su gran admiración, estudio y divulgación de la figura de Simón Bolivar le llevó a interesarles sobre su figura a literatos españoles como Miguel de Unamuno y Francisco Villaespesa; ambos escribirían a instancia suya sobre el gran militar americano.

En su etapa madrileña, imitó el recurso de numerosos escritores españoles de dedicarse al teatro -género que tuvo una auténtica Edad de Oro en la España de comienzos del siglo XX. En su caso, a instancias de Gregorio Martínez Sierra y de Francisco Villaespesa, escribiendo sin éxito.

generacion_98De izquierda a derecha, de arriba a abajo: Pío Baroja, Jacinto Benavente, Rubén Darío, Manuel Valero, Miguel de Unamuno, Ramiro de Maetzu, Ramón María del Valle Inclán y Azorín. Dibujo de Grau Santos, 1998.

conquistador_fonbonaLa publicación de su mejor ensayo histórico El conquistador español del siglo XVI le brindó prestigio en el ambiente intelectual español. Ramón Gómez de la Serna escribiría:
"Fombona es un conquistador del siglo XVI, con el alma grande, ambiciosa, cruel y generosa, y con la pluma y la reciedumbre espiritual de los escritores de aquellos tiempos, del mejor siglo, del Siglo de Oro".

En 1926 un grupo de socios del Ateneo de Madrid, lugar de reunión preferido de Rufino, deciden proponerle a Rufino para el Premio Nóbel de literatura. Entre los firmantes se encontraban Ramón Menéndez Pidal, Gregorio Marañón, Américo Castro, Ramón Pérez de Ayala, Manuel Machado. A la iniciativa se sumaron políticos hispanoamericanos enfrentados con el Gobierno de Venezuela, como el presidente del Perú, Alejandro Leguía, y otras personalidades hispanoamericanas. Como es lógico, la iniciativa no fue bien acogida por el dictador Gómez, por lo que su país no la secundó.

Entre los personajes con los que trató estuvo el escritor escocés residente muchos años en Argentina y posteriormente en España, Robert Cunninghame Graham, conocido como "Don Roberto", al que escribió: "Un viajero británico, Mister / Cunninghame Gram., cuenta antiguas / memorias, en un libro muy grato, / donde al par de la prosa los / recuerdos alean. "La vieja de / Bolivar" se titula el relato".

 

 

 

Rufino Blanco Fombona

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga