Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
Error
  • XML Parsing Error at 1:87. Error 9: Invalid character
E-mail

Relación de concha_eberhard_schlotterConcha Espina por Eberhard Schlotter. con otros creadores

Por el hecho de ser mujer, casada joven -y por ello no haber accedido a la universidad- y, debido a haber residido en Santander y Chile, Concha Espina se desarrolla, durante los primeros años de su carrera literaria, de forma muy independiente.
En Santander (actualmente Cantabria) reside en pequeñas localidades de la provincia que -al igual que la ciudad chilena de Valparaiso- carecían de un ambiente literario. En la ciudad del norte de España entra en contacto con los hermanos Marcelino y Enrique Menéndez y Pelayo -el segundo le prologaría en 1904 su primer libro de poemas, y Marcelino, el gran polígrafo, alabó su primer libro en prosa, Trozos de mi vida.

Los hermanos Menéndez y Pelayo animaron a Concha para que se trasladara con sus hijos a Madrid, facilitándole los contactos necesarios para conseguir colaboraciones con periódicos de la capital de ideario conservador. Sus amistades le presentaron al escritor Eduardo Zamacois, director de la revista literaria El cuento semanal, donde Concha se convierte en una colaboradora asidua.

2nina_luzmelaAl editar en 1909 La niña de Luzmela la escritora envió un ejemplar con su dedicatoria a Azorín, crítico literario del periódico ABC en aquel tiempo, con el fin de acercarse a tan importante medio de comunicación. A los pocos días, al visitar un puesto de libros de viejo, se encontró con su ejemplar dedicado, que había sido vendido al librero por parte de Azorín. La autora se indignó y recordaría esta afrenta durante toda su vida, atribuyendo su desdén al hecho de ser mujer.

Dado que no era costumbre que las mujeres asistieran a las tertulias literarias que tenían lugar en diversos cafés de Madrid, así como en El Ateneo, Concha Espina decidió organizar una tertulia en su propia casa. Entre las personas que asistieron a sus reuniones se puede mencionar a los escritores Eduardo Marquina, el poeta cántabro Gerardo Diego, el político Antonio Maura, el científico Santiago Ramón y Cajal y dos parientes de la escritora, la pintora María Blanchard y la escritora y política socialista Matilde de la Torre. Uno de sus asistentes más devotos fue Gerardo Diego, quien escribe acerca de su amiga:
"Su obra pasma cuando conocemos cómo tuvo que iniciarse, engrandecerla y rematarla hasta los últimos días de su vida, sin desmayo ni decadencia. Sus peculiares maneras, sus creaciones, ensayos de idioma y de estilo, reflejan los gustos de sucesivas épocas o, por el contrario, se rebelan contra los tópicos estilísticos y se adentran y ahondan buscando la expresión más genuina de su alma y del alma de sus personajes, personajes humanos y personajes humanizados, paisajes, todos también con alma ...".

 

 

Concha Espina

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga