Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Relación de  casas_maragMaragall por Ramón Casas. con otros creadores


Desde sus años en la universidad Joan Maragall se encontró inmerso en el ambiente cultural barcelonés, tanto en el Ateneo de Barcelona (del que era socio desde 1886) como del Teatro del Liceo. No hay constancia de que mantuviera una relación estrecha con los ambientes artísticos rivales de la ciudad -el Círculo Artístico de Sant Lluch (cristianos integristas) y el grupo de Els Quatre Gats (bohemios)- aunque lo normal es que sus creencias cristianas lo hubieran acercado al primero, lo que si está documentado es que mantuvo alguna amistad con el líder de éste último, Santiago Rusiñol, a cuya fiesta modernista acudió en 1897. Fue éste un gesto de acercamiento al grupo más modernizador del ambiente artístico catalán.

La residencia permanente de Joan Maragall en Barcelona a lo largo de su vida no impidió que se relacionara con otros importantes creadores de su época, especialmente con Miguel de Unamuno, con quien mantuvo un importante intercambio epistolar.

1carta_unamuno_1900Una de las 20 cartas de la correspondencia entre Maragall y Unamuno, entre 1900 y 1911. Fondo personal de Joan Maragall. Biblioteca de Catalunya, Barcelona.

Maragall acompañó a Unamuno en el viaje que éste hizo a Barcelona en 1906, y le presentó a su amigo
Antoni Gaudí. unamuno_gaudi_maragallUnamuno, Maragall, Pijoan y Gaudi. Dibujo de Opisso.Maragall no compartía el cristianismo rigorista del arquitecto, pero era un gran admirador de su obra, especialmente de la Sagrada Familia y convenció a Unamuno para que fuera a ver las obras. La visita se torció, desde un principio, y Maragall debió de emplear toda su diplomacia para evitar un enfrentamiento abierto entre dus dos amigos. Parece ser que Unamuno hizo el recorrido a grandes zancadas, repitiendo a menudo "no me gusta, no me gusta"; mientras Gaudí le seguía, muy enfadado, repitiendo en catalán "no li agrada, no li agrada". Al final de la tarde Maragall conseguiría que Gaudí y Unamuno se sentaran juntos y se pusieran a hacer pajaritas de papel. El ejercicio papirofléxico apaciguó el encuentro y Unamuno acabaría regalando a Gaudí sus objetos, "trofeos" que el arquitecto guardaría toda su vida.

Maragall coincidía con Unamuno en la importancia de la reflexión espiritual en su pensamiento, así como su preocupación por lo social y en el humanismo que se desprende de sus textos. Sin embargo el catalanismo y el iberismo federalista de Maragall no podían encajar con la visión "castellanista" de España que difundía Unamuno, como líder intelectual de la generación del 98.

con_amigosMaragall, primero a la izqda. en la segunda fila, con amigos en Barcelona. Fondo personal de Joan Maragall. Biblioteca de Catalunya, Barcelona.

La mayor edad de Maragall (nacido en 1860) respecto de los demás miembros de la antes mencionada generación, su residencia continuada en Barcelona y su temprana muerte con solo 51 años dificultó el contacto directo con los intelectuales y artistas residentes en otros polos como Madrid y Bilbao. Su trabajo en el Diario de Barcelona si le facilitó la lectura de los artículos que, a menudo, publicaban Unamuno, Giner de los Ríos y Azorín. Su dominio de los escritores españoles más prometedores le permitió ser un temprano mentor de Gabriel Miró quien, gracias a Maragall, consiguió ser admitido como colaborador de tres periódicos barceloneses, en un momento dificil de su carrera. Las colaboraciones facilitarían a Miró poder trasladarse a vivir a Barcelona, años después de muerto Maragall.

1carta_dorsUna de las 28 cartas de la correspondencia d´Ors - Maragall, entre 1904 y 1911. Fondo personal de Joan Maragall. Biblioteca de Catalunya, Barcelona.Maragall también estuvo al tanto de los primeros pasos de la carrera de Ortega y Gasset, con quien estuvo en contacto.
Naturalmente, el escritor mantuvo un mayor contacto con otros intelectuales y poetas residentes en Barcelona, entre los que cabe señalar, en los últimos años de su carrera, a Eugenio d'Ors, líder del movimiento novecentista catalán conocido originalmente como Noucentisme.

1triaEn 1909 Maragall publicó un volumen con una selección de lecturas para niños y niñas titulado Tria, siendo objeto de las críticas del joven d´Ors que, como todo literato en busca de notoriedad, debía de criticar a los consagrados para ganar la atención y hacerse una reputación. Los comentarios de d´Ors llegaron a hacer mella en Maragall, que modificaría el contenido del libro.

La Biblioteca de Catalunya, en Barcelona, conserva el fondo personal de Joan Maragall que atesora fotografías del poeta catalán y la extensa correspondencia que mantuvo con familiares, políticos, escritores, artistas etc..., entre las que se encuentran cartas de Azorín, Gabriel Miró, Eduardo Marquina, Ortega y Gasset,  Marcelino Menéndez Pelayo, Alexandre de Riquer, Felipe Pedrell,  Eduard Gelabert, Francesc Cambó, Enric Prat de la Riba, F. Giner del Rios, etc...