Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Obras, estilo y técnica de m seca firma


 

monteroPedro Muñoz Seca es uno de los autores más prolíficos del teatro español contemporáneo con más de 300 obras cómicas escritas entre 1915 y 1936, llegando a tener más de 13 estrenos por temporada.
Su tremendo éxito hizo que tuviera apelativos como el de "Rey de la risa".

Muñoz Seca cultivó el sainete y el juguete cómico, aunque su nombre siempre se ha identificado con el de un género teatral nuevo que inventó: el astracán. En dicho género se llevan los recursos cómicos hasta el extremo, entregándose el autor a la exageración y al disparate, sin pretensión alguna de verosimilitud.

Otra de sus características es el despliegue de una variada gama de recursos relacionados con el lenguaje, con la única finalidad de hacer reír al público. Todas las obras de Muñoz Seca se caracterizan por una disparatada comicidad y en sus últimos años por un matiz político, que sin duda le costó la vida. Sus obras son el germen de ese humor que más tarde será conocido como "humor absurdo".

En su afán de comicidad Muñoz Seca transgredió muchos convencionalismos de su éopca, como la verosimilitud del teatro realista, el moralismo y la búsqueda de una comicidad por sí misma.

Obras:

La venganza de Don Mendo

Esta obra se estrena el 20 de diciembre de 1918 en el Teatro de la Comedia de Madrid. Desde entonces, se ha representado en innumerables ocasiones y es la que mayor fidelidad de público ha alcanzado, convirtiéndose en un una obra clásica de nuestro teatro.

En la primera edición de la obra se la califica como caricatura de tragedia. Por lo tanto, parodia de manera burlesca obras serias de la literatura como son los dramas históricos. Hay que señalar que en la segunda mitad del siglo XIX había triunfado en España un teatro poético en verso que se refería a hechos históricos, en línea con el teatro del siglo de oro y del romanticismo, donde sobresalieron Eduardo Marquina o Francisco Villaespesa.

Todos los elementos del drama histórico aparecen en la obra, pero con efectos paródicos. De este modo, se pueden reconocer situaciones de otros dramas como Los amantes de Teruel, Don Álvaro o la fuerza del sino e incluso de Don Juan Tenorio.

Lo curioso de este drama de honor es que esta protagonizado por personajes que no lo tienen. En lugar de principios morales hay conveniencias, en lugar de amor, caprichos y líos de faldas.
Los personajes no se comportan ni hablan como debieran. El lenguaje solemne de estos personajes históricos se salpica de coloquialismos, giros vulgares y palabras modernas que contrastan con el tono general de las obras a las que parodia.

La historia tiene lugar en el siglo XII durante el reinado de Alfonso VII de Castilla. El argumento nos narra las desdichas de Don Mendo a raíz de sus amores con Magdalena.

El argumento resumido es el siguiente:

1 jornada bis

Jornada Primera:
Don Nuño tiene una hija, Magdalena, a la que va a casar con Don Pero, duque de Toro. Ésta tiene amores con Don Mendo, noble pero pobre, a quien suele echar una escala desde su cuarto para que la visite por las noches. Sube Don Mendo y cuenta que se ha endeudado jugando a las cartas y ha perdido el honor. Como Magdalena quiere casarse con el rico Don Pero, ofrece a Don Mendo su collar de perlas para que pague su deuda y luego marche a la guerra. En esto, Don Pero que pasaba cerca del castillo, ve la escala y sube por ella; al oír ruido, aparece luego Don Nuño.
Don Mendo ha prometido no deshonrar a Magdalena y jura que entró sólo a robar el collar.

 

2 jornada bis
Jornada Segunda
:
Don Mendo está preso en un torreón.
Es el día de la boda; Magdalena y Don Pero entran a visitarle.
Don Mendo calla y no confiesa la verdad sobre sus amoríos con Magdalena, aunque su antigua amante le manda emparedar vivo.
El amigo de Don Mendo, el marqués de Moncada, llega disfrazado de fraile y salva a su amigo de la muerte.

 

 

 

3_jornada_bis

Jornada tercera:
En escena, el campamento militar de Don Pero. El rey es ahora amante de Magdalena; aunque ella adora a un misterioso trovador, quien en realidad es Don Mendo. La reina se siente atraída también por el trovador y le cita en una cueva cercana; el Rey cita a Magdalena en el mismo lugar y hora; Magdalena lo hace con el trovador; el marido y el padre de ésta lo oyen y acuden por su lado para salvar su honor; Azofaifa, mora que acompaña al trovador y le ama, va también para vengarse.

 

 

 

4 jornada bis
Cuarta jornada
:
Tiene lugar dentro de esta cueva en la que aparecen todos los personajes, empujados unos por el amor y otros por la venganza, y donde el trovador se da a conocer a Magdalena como Don Mendo.
Don Pero se mata al ver que el rey le deshonra con Magdalena y la maldice, el rey mata a Don Nuño que cae maldiciendo a su hija también.
Azofaifa apuñala a Magdalena y Don Mendo, al saberlo, mata a la mora. Luego se suicida con el mismo puñal.
La cueva queda cubierta de damas desmayadas y de cadáveres en escena.

 



pelicula

 

 

La obra se llevó al cine en 1961. La adaptación corrió a cargo de Fernando Fernán Gómez, que, además, se encargó de dirigirla e interpretar el papel protagonista.

 

 

 

 

 

Muñoz Seca utilizará el teatro para combatir la agenda radical republicana, reflejando su preocupación ante el desbordamiento de la República por su izquierda con quemas de iglesias y conventos, graves desórdenes públicos, huelgas, asesinatos políticos y ocupaciones de tierra.

 

oca 2La Oca (Siglas de "Libre Asociación de Obreros Cansados, Aburridos")

En esta obra, escrita en compañía de Pedro Pérez Fernández, Muñoz Seca nos presenta una visión de las dos Españas que poetizara Antonio Machado.
La acción transcurre en octubre de 1931, seis meses después de la proclamación de la Segunda República, en Cigüeñales, pueblo que se supone en Andalucía.
La Oca obtuvo un importante éxito de público, llegando a más de doscientas representaciones. La respuesta de la crítica fue menos positiva, especialmente por parte de los periódicos de tendencia izquierdista que lo calificaron de "gansada" y acusaron al autor de querer impedir que los obreros manifestaran y defendieran sus reivindicaciones.

Primer Acto:

Se desarrolla en la fonda del pueblo donde trabaja Liberta y propiedad de Urbano, obsesionado del orden y casado con Agustina. En ese lugar viven también León (hermano de la dueña) y su hija Adela.
El único cliente es Carlos, un arqueólogo aficionado que investiga las ruinas romanas sobre las que se asienta el pueblo, y que resultará ser el marqués propietario de las tierras del pueblo y que se disfraza para conocer mejor la realidad de los trabajadores a su cargo.
Tras una escena delirante en la que acaban borrachos Adela, Carlos, Liberta y Juan se produce la cesión de las tierras propiedad del marqués de Zafrilla (Carlos) a los obreros de Cigüeñales, con la condición de que la tierra sea de verdad para el que la trabaje. Con esto, el marqués consigue parar la destrucción de las propiedades de su familia.

En este acto, se produce una parodia de la propuesta marxista "la tierra para quien la trabaje". En palabras de León (hombre como de unos cincuenta años, desaliñado en el vestir, de alpargatas y gorra, y un sinvergüenza), padre de Adela y creador de una doctrina política a la que denomina el individualismo integral:

León (Con alientos ciceronianos.): ¿Porque qué es el colectivismo? ¡Organizaciones de manadas, porque el hombre tiende a la piara! ¡Y piarismo no! La máquina, del obrero que la fabrique; el palacio, de quien lo edifique; el pan, de quien lo amase; el dinero, de quien lo acuñe, la tierra, de quien la labre. ¡Pero nadie ayude a nadie; nadie trabaje para nadie! Que cada uno se las busque como pueda y ¡tira p´alante!

Segundo Acto:

Se presentan las consecuencias del reparto agrario, que termina dejando descontentos a los campesinos, y de la nueva situación de igualdad que se vive en el pueblo.
En este último caso, por mucho que las leyes se empeñen, como enseña esta obra de teatro siempre habrá algo que diferencie a las personas, como la educación:

Liberta: No, señora. Yo no soy criada de usted ni de nadie; ya nadie le trabaja a nadie y ya no hay criadas. Acuérdese usté de lo que firmamos; todas semos iguales.
Agustina¡Semos! Somos, bestia.
Liberta: Sí, señora: somos bestias.

Aparecen en escena unos aristócratas disfrazados de campesinos que huyen de su cortijo, en el que se han enfrentado a los campesinos que reclamaban el reparto de tierras. Se produce una "carnavalización" de la realidad, donde los papeles de amo y sirviente se han invertido. El acto termina con la confesión de Adela a su padre de que Carlos en realidad el marqués de Zafrilla.

Tercer acto:

Se producen una serie de equívocos por los intercambios de papeles y por la atracción entre Liberta y una de las aristócratas que está disfrazada de hombre. Los campesinos vuelven a mostrar su descontento por el reparto de tierras ya que tienen que seguir trabajando para poder subsistir, deseando volver a "remoloneá, no trabajá y cobrá".

Concluye la obra con la vuelta a la situación anterior y el matrimonio entre el joven marqués y la hija del agitador social.