Web modernismo 98 y 14

logo_zuloaga
E-mail

Obras, estilo y técnica de zuloaga verde

La obra de Ignacio Zuloaga puede agruparse en tres etapas:

1º Etapa: De 1890 a 1898: "La España Blanca", coincide con sus años de formación en Paris y las estancias e inspiración en Andalucia. En esta época tiene dudas sobre su vocación y se forma como torero. Su gran ídolo es el Greco.

Después de pasar unos meses en Roma se fue a estudiar a París, en sus cuadros pueda apreciarse influencia de los pintores que "corregían" en su Academia de la paleta: Gervex, Carrière y Puvis de Chavannes. Sus estancia en la academia fue breve, empleando su tiempo en el estudio que compartió con Paul Gauguin y el escultor Paco Durrio. Cuando la Hispanic Society of América le mandó el cuestionario de ingreso, rellenó en el apartado de estudios con un "autodidacta".

Amigas oleo 221x170 1896 MNACAmigas, 1896 Colección MNAC.

El crítico Lafuente Ferrari escribió acerca de aquellos años formativos en París: "Del post-impresionismo Zuloaga asimiló lo que iba a ser su temperamento: simplificación, estilización, composición, gusto por la materia pictórica. En todo eso inyectaba su ruda fuerza personal, que no era la de un refinado parisién, sino la de un vasco insobornable. Dibujo fuerte y paleta oscura ...". Estuvo en contacto directo con algunos mayores talentos de su tiempo: Gauguin, Toulouse-Lautrec y Degas ; pero se mantuvo firme en sus personales conceptos estéticos.Tres primasMis tres primas.

Si es de destacar la influencia de Degas, que uno de sus amigos - el pintor Jacques-Emile Blanche (1861 - 1942) - le recordó en una carta: "Como dice tu maestro Degas, cuando un pintor se atreve como tú a suprimir deliberadamente la atmósfera de los cuadros, hay que saludarle con reverencia ...". La carencia de ambiente no es la única influencia de aquel pintor, Ignacio también tomó de aquel el descentramiento de los personajes, que en oasiones se salen del cuadro como en Mis primas.

Una caricatura reproduce la obra con una frase en la que una de ellas dice a las otras: "Pues como no hay nadie en el cuadro, nos vamos".

2ª Etapa: De 1898-1914 :"La España Negra" o su consagración como artista universal, coincide con su trabajo e inspiración en Segovia, pintando sus grandes cuadros de composición, especialmente entre 1906 y 1911: Los Torerillos de pueblo, Los Flagelantes, El Cristo de la Sangre, Las Brujas de San Millan, La Victima de la Fiesta... Comienza la "Cuestión Zuloaga" y se convierte en el pintor de la Generación del 98.

Dna Rosita Gutierrez paris 1915Doña Rosita Gutiérrez, 1915. Museo Bellas Artes de Bilbao. Enano Gregorio el Botero SegoviaEl enano Gregorio el Botero. Museo de L' Hermitage.

3ª Etapa: Desde 1915 hasta su fallecimiento en 1945: La Madurez: El pintor con un estilo propio reconocido internacionalmente se instala entre Paris y su estudio de Zumaia donde pinta la mayor parte de su obra. Cada vez más se dedica a pintar para él mismo: paisajes, bodegones y desnudos. La sociedad internacional, sin embargo, le reclama como retratista.

En los retratos interpretaba a su manera su personalidad, que plasmaba en el cuadro según su gusto, tomándose todas las libertades que consideraba necesarias en cuanto al parecido. Esto le supuso algunos conflictos con personajes famosos - como su célebre altercado con el famoso concertista Paderewski, empleado para fines publicitarios por la empresa de pianos Steinway - que no les gustaba el resultado.

Pero para Ignacio Zuloaga, hombre triunfador y rico desde los treinta años, esto no le influía; negándose casi siempre a realizar cambios: "Cuando pinto un retrato, lo que me interesa, en realidad, es hacer un cuadro. Si al que lo ha encargado no le gusta, le digo inmediatamente: yo he pintado un cuadro, que es lo mío, y un retrato es un cuadro en el que la figura es una parte determinada y nada más; pero para el parecido están los fotógrafos, y yo no he luchado cuarenta años para convertirme en un fotógrafo. Las gentes cambian y un parecido exácto en un momento determinado de la vida importa muy poco al cabo de un tiempo. Es el carácter y la buena pintura lo que importan". Así, el pintor sacrificaba el parecido pasajero por la inmortalización del carácter que percibía de su conocimiento del modelo. Para ello, Zuloaga pasaba bastante tiempo conociendo al personaje antes de pintarlo; en algunos casos no se producía una empatía entre pintor y retratado, lo que motivó el rechazo de bastantes encargos de personas que "no sentía". Ese requisito de comunicación motivó su continuo rechazo de los encargos para retratar niños; solo pintó a sus nietos y a la hija de su amigo, el Duque de Alba.

55 IGNACIO - NIETOMi nieto Ramón. Colección particular.Duquesa de AlbaLa Duquesa de Alba niña. Colección Fundación Alba.

Al pintar paisajes, incluso manipulaba aún más la realidad, cambiando de sitio, eliminando o añadiendo elementos para conseguir su objetivo: plasmar lo que consideraba esencial, aquello que es más característico e imperecedero. Miguel de Unamuno escribió: "... la visión de los cuadros de Zuloaga me ha servido para fermentar las visiones que de mi España he cobrado en mis muchas correrías por ella ... Contemplando esos cuadros he sentido lo mucho que tenemos de lo que queda y lo poco de lo que pasa".

57 IGNACIO - PAISAJE IIPancorbo. Colección particular.Peras 2Las peras de Don Guindo. Colección particular.

La fuerza que transmitían sus cuadros impresionó a un pensador como Ortega, que escribió: "Con los cuadros de Zuloaga penetra en las exposiciones un siroco, no nos extrañaría que los demás lienzos se separaran, se resquebrajaran, se abarquillasen, se desprendieran de sus marcos". Esas imágenes generaron fuertes polémicas en los medios de comunicación; a favor y en contra. Ramiro de Maeztu escribió de la repercusión de su obra en los medios de comunicación de la época: : “puede afirmarse en redondo que ningún otro artista moderno ha originado tal cantidad de escritos”.

 

 

zuloaga obras

 

Ignacio Zuloaga

Curiosidades

banner facebook

banner-EF2

DE-horizontal 1

banner-los-zuloaga

banner-fundacion-zuloaga